EFESan Juan

El presidente de Guyana, David Granger, advirtió que el fallo del Tribunal de Justicia del Caribe (CCJ) que niega la competencia de la Corte de Apelación de ese país en el caso de las elecciones de marzo no es definitivo y que ahora la Comisión Electoral de la isla (Gecom) deberá retomar el proceso.

Granger sostuvo este jueves ante seguidores que si bien el fallo del CCJ no es lo que su coalición, la Asociación para la Unidad Nacional + Alianza para el Cambio (APNU + AFC), quería escuchar, el caso no está cerrado y es ahora la Gecom la que deberá decidir el camino a seguir en este complicado proceso.

La decisión del CCJ es un nuevo paso en el interminable proceso judicial en el que se ha convertido el resultado de las elecciones de Guyana celebradas el pasado 2 de marzo, a las que ha seguido una serie de recursos legales enfrentados y concatenados que han provocado que meses después no se conozcan todavía al ganador.

Granger insistió en que la coalición que lidera tiene "evidencia de que ha habido un fraude masivo e irregularidades" en el recuento, por lo que continuará la lucha para asegurarse un proceso justo y que no se dé por buena la victoria del opositor Partido Progresista del Pueblo (PPP), de Irfaam Ali.

EL CCJ NO PERMITIÓ ACTUAR A LA CORTE DE APELACIONES

"El CCJ no ha permitido actuar a nuestra Corte de Apelaciones. Eso significa que el asunto ahora tendrá que volver a la Gecom", advirtió.

"Así que el asunto no está cerrado porque ahora tiene que volver a la Gecom", insistió sobre la postura tomada por un panel de cinco miembros encabezado por el presidente del CCJ, el juez Adrian Saunders, que determinó que la Corte de Apelaciones de Guyana no cuenta con jurisdicción para acometer el caso.

Granger, en esta "maraña" de demandas en que se ha convertido el recuento de los votos de los comicios, esperaba por parte de la Corte de Apelaciones una postura a su favor, es decir, que se permitiera intervenir a la Corte de Apelaciones de Guyana y que esta confirmara las supuestas irregularidades en el recuento que dio el triunfo al PPP.

El miércoles, el CCJ dictaminó que la Corte de Apelaciones no tiene competencia para el caso y que le corresponde a la Gecom asegurarse de que el director de Elecciones de Guyana, Keith Lowenfield, presente un informe de acuerdo con las directrices que se le dio.

La presidenta de la Gecom, la jueza jubilada Claudette Singh, le ordenó el pasado 16 de junio a Lowenfield que preparara un informe electoral sobre el recuento de votos y los escaños parlamentarios asignados a cada partido.

LOWENFIELD SE BASÓ EN FALLO DE CORTE DE APELACIONES

Lowenfield, sin embargo, no lo hizo y se basó en un fallo de la Corte de Apelaciones del 22 de junio para decidir por sí mismo qué votos eran válidos, descartando así 115.000 papeletas y otorgando a la coalición APNU + AFC una victoria en lugar de la que se había determinado del PPP tras el recuento llevado a cabo entre los meses de mayo y junio, supervisado por observadores de la Comunidad del Caribe.

Pero el CCJ rechazó tanto la decisión de la Corte de Apelación de declararse competente como la postura adoptada por Lowenfield.

Este, el 13 de junio, había presentado un informe en el que indicaba que, a su juicio, se registraron irregularidades generalizadas en el recuento que dio la victoria al PPP.

La Gecom respondió afirmando que carecía de la competencia para considerar esas reclamaciones.

Guyana celebró el pasado 2 de marzo elecciones generales y regionales, cita en la que dos partidos se jugaron la victoria, con el trasfondo de la disputa con Venezuela por la región de Esequibo.

Granger, candidato de la coalición, convocó las elecciones tras la presentación con éxito de una moción de no confianza en su contra en diciembre de 2018 -con 33 votos a favor y 32 en contra- por parte del PPP.