EFELima

El presidente de Perú, Francisco Sagasti, rechazó este viernes una solicitud que le envió la candidata derechista Keiko Fujimori para que pida una auditoría internacional a la segunda vuelta presidencial que disputó el pasado 6 de junio con el izquierdista Pedro Castillo.

"En virtud del principio de neutralidad que debe respetar toda institución del Estado y encontrándose el proceso de elecciones generales en curso, no resulta posible jurídicamente atender el pedido formulado", señaló la respuesta a Fujimori, que fue firmada por el ministro de Justicia, Eduardo Vega.

El oficio fue publicado por Fujimori en sus redes sociales, quien afirmó que Sagasti "ha abdicado de su gran responsabilidad de garantizar elecciones limpias en igualdad de condiciones".

EL PEDIDO DE FUJIMORI

Fujimori le pidió el pasado lunes a Sagasti que solicite una auditoría internacional de los comicios, que algunos de sus seguidores señalaron que debía hacerla la Organización de Estados Americanos (OEA), a pesar de que la misión de observación electoral de ese organismo ya confirmó la corrección de las elecciones.

La candidata insiste en que se deben esclarecer las denuncias de "fraude" que denuncia su organización política, sin presentar pruebas, y que la auditoría permitiría determinar "si es que los resultados representan el reflejo de la voluntad popular".

Ningún organismo de observación electoral ha encontrado indicios de "fraude", mientras que países e instituciones como la Unión Europea, los EE.UU., Reino Unido o Canadá, han expresado su confianza en el sistema electoral peruano y en que las elecciones peruanas han sido libres y limpias.

El cómputo oficial de la segunda vuelta arrojó la victoria de Castillo sobre Fujimori por poco más de 40.000 votos, por lo que la candidata lanzó una batería de recursos de impugnación y pedido de nulidad de actas con unos 200.000 votos en zonas donde su rival obtuvo una mayoría aplastante.

Los órganos y tribunales electorales peruanos han rechazado, hasta el momento, todas las impugnaciones de Fujimori por carecer de pruebas o haber sido presentadas de forma extemporánea.

RESPETO A LA NEUTRALIDAD

En el oficio de respuesta se agregó que el Poder Ejecutivo y el presidente Sagasti "en estricto respeto del principio de neutralidad, reconocido constitucional y legalmente, así como de la autonomía de los organismos electorales, no pueden intervenir en un proceso electoral atendiendo un pedido de una de las fuerzas políticas participantes en la contienda electoral".

Agregó que en cumplimiento del artículo 178 de la Constitución peruana "las posibles irregularidades a las que hace referencia su carta deben ser atendidas por el Jurado Nacional de Elecciones, que viene evaluando y resolviendo las impugnaciones y pedidos de nulidad formulados por las agrupaciones políticas".

"Al Poder Ejecutivo, de acuerdo con el texto constitucional, le corresponde cumplir y hacer cumplir las resoluciones del Jurado Nacional de Elecciones, de conformidad con lo establecido en el numeral 10 del artículo 188 de la Constitución Política del Perú", concluyó.

LA RESPUESTA DE KEIKO

Tras difundir el oficio con la respuesta del presidente, Fujimori afirmó que "en nombre de una supuesta "imparcialidad" ha preferido hacerse a un lado y dejar a todos los peruanos en la oscuridad e incertidumbre electoral".

"Pudo pasar a la historia como un hombre justo que se la jugó por la democracia en beneficio de todos los peruanos, pero su respuesta nos demuestra que prefiere quedar registrado como un presidente por accidente", remarcó en alusión a la jefatura de Estado interina que ocupa desde noviembre pasado, cuando reemplazó a Manuel Merino que, a su vez, había sustituido a Martín Vizcarra en medio de una grave crisis política y social que afrontó Perú.

La candidata del partido Fuerza Popular concluyó que a "pesar de esta gran decepción nuestra lucha no se detiene".

La semana pasada un grupo de políticos derechistas aliados de Fujimori anunció que iba a solicitar una reunión "urgente" con el secretario general de la OEA, Luis Almagro, para presentarle las presuntas "irregularidades" en los comicios peruanos.

Sin embargo, una comisión conformada por los congresistas electos Hernando Guerra y Jorge Montoya, la excandidata presidencial Nidia Vílchez y el exministro Daniel Córdova llegó este miércoles a la sede de la OEA en Washington pero no fue recibida por Almagro y solo dejó un documento.