EFEAsunción

El presidente paraguayo, Mario Abdo Benítez, se pronunció este miércoles contra la "burocracia pública parasitaría" y a favor de la suspensión de funcionarios que no cumplan sus labores como ocurrió en el caso de los trabajadores de la represa de Yacyretá tras el escándalo de los reposos médicos.

El director del lado paraguayo de esa hidroeléctrica compartida con Argentina, el expresidente Nicanor Duarte, anunció el lunes la suspensión de 10 funcionarios por presunto cobro indebido, uno de ellos con reposo médico de hasta 320 días.

"La burocracia pública es costosa cuando no produce, entonces lo que tenemos que hacer nosotros es optimizar toda la inversión que se hace en burocracia pública. Que no sea una burocracia pública parasitaría que solamente extraiga del presupuesto de gastos de la nación", dijo el mandatario a los periodistas.

Abdo Benítez manifestó su apoyo a Duarte, también del gobernante Partido Colorado, en la medida anunciada el lunes, criticando además la conducta de quienes tienen el "privilegio" de trabajar en una binacional como la de Yacyretá o Itapú, compartida con Brasil, con salarios muy por encima de la media.

"Felicito al director y todos tenemos una obligación de cuidar cada centavo del pueblo y no podemos permitir que cobren salarios sin cumplir una función", comentó durante una visita al departamento de Cordillera.

En relación a que muchos de esos funcionario apartados de Yacyretá militan o son simpatizantes del Partido Colorado, el mandatario apuntó que "es una obligación moral buscar que cada funcionario público que reciba algún salario corresponda a todo un pueblo pagando su tributo: tiene que cumplir una función".

Abdo Benítez explicó además que su Gobierno ha dado instrucciones a la Secretaría de la Función Pública para estudiar los casos de las instituciones donde se haga necesario aplicar una "reingeniería".

El lunes, al anunciar las depuraciones en Yacyretá, Duarte, que gobernó Paraguay entre 2013 y 2018, anunció también que hay otros 80 casos que se están estudiando con "documentaciones altamente dudosas del cumplimiento de su misión".

La decena de suspendidos sin goce de sueldo lo fueron "por reposo que genera mucha sospecha, por inasistencia, manipulación de horarios de trabajo", dijo Duarte.

En la misma comparecencia, el director administrativo de la central, Alejandro Takahashi, dijo que en el expediente de uno de los desvinculados hay un reposo de 320 días, cuando la ley solo permite un máximo de 180 días.

Duarte agregó que las medidas se encuadran dentro del saneamiento administrativo que impulsa el organismo binacional, que con el de Itaipú, la represa que Paraguay gestiona con Brasil, son los destinos laborales más apetecibles de la clase política por sus elevados niveles salariales.