EFEAsunción

El presidente de Paraguay, Mario Abdo Benítez, vetó totalmente este lunes el proyecto de la ley conocida como de "autoblindaje", con el que el Congreso pretendía elevar el número de votos para tratar la pérdida de investidura de un legislador.

El Ejecutivo tomó esta decisión al considerar que la iniciativa del Congreso interfería con la Constitución paraguaya.

Los legisladores pretendían con este proyecto de ley que se necesitaran 30 votos para expulsar a un senador, frente a los 23 que establece la ley, y 53 a un diputado, en lugar de los 41 requeridos en la actualidad.

En Paraguay, la Cámara de Senadores cuenta con 45 representantes y la de Diputados con 80.

Con la propuesta del Congreso se perseguía, por tanto, que la expulsión de un político se diera con mayoría absoluta en vez de con mayoría simple, como ocurría hasta ahora.

Esta es la segunda vez que Abdo Benítez veta un proyecto similar, ya que también hizo lo mismo en 2019.

Desde el año anterior, el Congreso buscaba sacar adelante la ley del "autoblindaje", cuando la filtración de unos audios en los que se escuchaba a algunos legisladores ejerciendo tráfico de influencias hizo caer a dos parlamentarios.

A las pérdidas de investidura de algunos parlamentarios contribuyeron las protestas y escraches de grupos ciudadanos movilizados contra la corrupción en la función pública.

Como candidato a la Presidencia, Abdo Benítez manifestó en varias ocasiones su intención de vetar la ley del "autoblindaje", además de hacer de eslogan de campaña el "caiga quien caiga", con lo que dejó entrever que no apoyaría a sus colaboradores si se ven involucrados en algún delito.