EFELima

El primer ministro de Perú, Aníbal Torres, denunció este viernes la existencia de un supuesto plan por parte de un sector de la oposición política de involucrar a "algunos altos miembros" de las Fuerzas Armadas para "dar el golpe de Estado" y sacar del poder al presidente del país, el izquierdista Pedro Castillo.

En su discurso durante en el consejo de ministros celebrado en la región andina de Cusco, Torres lamentó que un grupo del Congreso, dominado por la oposición, esté "permanentemente obstaculizando al Ejecutivo" y "buscando una causa más para la vacancia (destitución) presidencial".

"Pero tengo que advertirles (que) el plan no termina allí. El plan va a avanzar hasta lograr que algún o algunos altos miembros de las fuerzas militares se pronuncien en el mismo sentido para dar el golpe de Estado", aseveró.

Horas antes, durante la ceremonia de los 25 años de la operación Chavín de Huántar -el rescate de los rehenes de la residencia del embajador japonés en Lima-, un grupo de exmilitares se retiró del acto antes de que Castillo brindara su discurso en señal de protesta y rechazo hacia el mandatario, cuya presencia les causó "indignación", según declararon a la prensa.

En otro momento de su intervención, Torres reconoció que Perú está sumido en la "inseguridad política" y aseguró que "prácticamente en todo el país" los ciudadanos "piden el cierre del Congreso".

"La Constitución sí señala los mecanismos para el cierre del Congreso. Señores congresistas, nosotros no hemos hecho uso de esa facultad para no crear inseguridad jurídica, pero equitativamente también se debería terminar con esto de la vacancia presidencial", reclamó.

En este sentido, el primer ministro invocó a las fuerzas políticas a lograr consensos para mantener la "la democracia y la estabilidad del Gobierno", que asumió funciones en julio del año pasado y, desde entonces, ya acumula cuatro gabinetes ministeriales distintos.

En ese lapso de casi nueve meses, Castillo, quien se impuso por apenas 40.000 votos en las elecciones de 2021 a la derechista Keiko Fujimori, sobrevivió a dos intentos fallidos de la oposición parlamentaria para sacarlo del poder, uno a fines del año pasado y otro en marzo último.

Sin embargo, el presidente no pudo esquivar las protestas ciudadanas que se recrudecieron en todo el territorio nacional este mes de abril, impulsadas por reclamos diversos, que oscilan entre el alza de precios de alimentos, fertilizantes y combustibles y críticas a su Gobierno y al Congreso.