EFEPanamá

Ricardo Lombana, quien logró en las pasadas elecciones que por primera vez un candidato independiente quedara en tercer lugar, se debate ahora entre continuar con su movimiento "Otro camino Panamá" o transformarse en un partido, pero alejado de las dinámicas de las formaciones tradicionales.

"Hemos hecho historia. Nunca antes un independiente había conseguido semejante caudal de votos sin apenas recursos, sin experiencia política o sin una estructura partidista a nivel nacional", dijo Lombana en una entrevista con Efe en la consultora de comunicación que dirigía antes de entrar en política.

Pese a ser prácticamente un desconocido hace unos meses, el abogado y periodista aglutinó en los comicios del pasado 5 de mayo un total de 368.962 votos (18,78 %), sobrepasando incluso al candidato del gobernante Partido Panameñista (PPA), José Blandón (8,8 %).

En primer lugar quedó Laurentino Cortizo, del histórico y socialdemócrata Partido Revolucionario Democrático (PRD), quien consiguió el 33,3 % de los votos y se impuso por un estrecho margen a Rómulo Roux, del liberal Cambio Democrático (CD), en las elecciones más reñidas de los últimos años en Panamá.

Tras esa hazaña política, Lombana está analizando el futuro de su iniciativa y la forma cómo llegar a los comicios de dentro de cinco años. Es partidario de explotar todas las opciones como grupo independiente, pese a que las reglas electorales limitan mucho la participación política de los grupos civiles.

"El movimiento pretende no solo llegar al poder, sino ir abriendo camino y modernizando la democracia panameña en línea con las democracias más modernas", afirmó Lombana, quien descarta categóricamente entrar como independiente en el futuro gobierno de Cortizo: "No me han votado para eso".

La irrupción del movimiento independiente en las pasadas elecciones también se hizo notar en el Parlamento, de 71 escaños y donde fueron elegidos 5 diputados que no están afiliados a ningún partido político y que han anunciado la conformación de un bancada parlamentaria.

En la actual Asamblea Nacional solo hay un independiente, la diputada Ana Matilde Gómez, quien también se presentó en las presidenciales y obtuvo alrededor del 5 % de votos.

"Si al final el sistema solo nos deja la puerta de los partidos, tendremos que considerarlo. Eso sí, será uno con nuestras reglas, sin tanta burocracia, sin despilfarro y con más transparencia", prometió el líder.

De momento y casi dos semanas después de la contienda electoral, Lombana está a punto de emprender una gira por todo el país para reunirse con los activistas que le apoyaron durante la campaña y con los ciudadanos que votaron por él.

Para el excónsul en Washington durante el gobierno de Martín Torrijos (2004-2009), los 370.00 votos recaudados confirman que el movimiento que lidera "llegó para quedarse" y para "presentar una oferta nacional en las elecciones de 2024".

"Empecé la contienda siendo el candidato menos conocido de los siete que optaban a la silla presidencial. Yo tenía dos retos: que la gente supiera quién era Lombana y que votaran por mí. A los otros candidatos ya les conocía todo el país", admitió el abogado y periodista.

Los expertos aseguran que la clave de su éxito fue el hastío de una parte de la población con los múltiples escándalos de corrupción que han azotado a Panamá en los últimos años, un discurso muy crítico con los partidos tradicionales y una activa campaña en redes sociales, que logró movilizar el voto joven, especialmente en la capital.

"Nos ha faltado tiempo. Si la campaña hubiese sido más larga (por primera vez duró solo dos meses), hubiéramos tenido mejores resultados", aseguró el abogado, cuya candidatura recaudó cerca de un millón de dólares, frente a los más de 20 millones del ganador Cortizo.

"Ha quedado demostrado que se puede hacer una campaña exitosa con poco dinero y sin despilfarrar", agregó.

María M.Mur