EFECaracas

El activista venezolano Nicmer Evans, uno de los promotores del referendo para revocar el cargo de presidente a Nicolás Maduro, calificó este sábado como "una gran bufonada" el formato aprobado por el Consejo Nacional Electoral (CNE) para la recolección de firmas que, posteriormente, activen la consulta.

"Es una gran bufonada. Si ellos (el Gobierno) para la firma contra (el decreto emitido por el expresidente de EEUU Barack) Obama, instalaron 14.000 centros a nivel nacional e internacional, ¿cómo puede ser que hayan instalado 1.200 centros (para activar el revocatorio) que nadie conoce?", dijo Evans en una rueda de prensa virtual.

El CNE anunció ayer que ha fijado para el próximo miércoles el día en que los ciudadanos podrán recoger, durante doce horas, las firmas necesarias (correspondientes al 20 % del electorado en cada estado) para activar el referendo que revoque a Maduro del cargo de presidente.

"De acuerdo a la decisión del cuerpo electoral, la jornada de recepción de las manifestaciones de voluntades (recogida de firmas) para el referendo revocatorio se llevará a cabo el próximo 26 de enero en el horario comprendido entre las 6:00 (10:00 GMT) y las 18:00 (22:00 GMT)", señaló la entidad en un comunicado de prensa.

El CNE apostilló que el registro electoral que se utilizará para validar este proceso de recogida de firmas será el mismo que fue aprobado para los comicios regionales y locales del 21 de noviembre pasado, en el cual consta que hay 21.929.987 votantes inscritos.

"Para cumplir con el requisito de activación del referendo revocatorio presidencial se deberá alcanzar el 20 % del registro electoral en cada una de ellas, tal como lo estableció la Sala Constitucional del Tribunal Supremo de Justicia (TSJ) en 2016", agregó.

Es decir, en cada estado, los organizadores deberán recibir el apoyo de, al menos, el 20 % del electorado inscrito.Por su parte, el también promotor del revocatorio César Pérez Vivas explicó que, con estas condiciones, "para poder llegar a los 4,2 millones (de firmas) tendrían que atender a cinco personas por minuto y eso es físicamente imposible".

"No se va a poder celebrar el referéndum con esta confiscación de derechos", subrayó antes de aclarar que elevarán su voz ante todas las instancias precisas para poder concretar un referéndum revocatorio este año.

En su opinión, las condiciones impuestas son "una demostración de que el señor Nicolás Maduro no quiere contarse (el número de apoyos)" y "utiliza los poderes públicos para crear una especie de muralla que le evite someterse a la consideración de los ciudadanos venezolanos".

"No vamos a retirar nuestra solicitud del mecanismo, vamos a pelear a que se ajusten a derecho (...) Saben que pierden el revocatorio y quieren hacerlo inviable", coincidió Evans.