EFEMeanguera (El Salvador)

El Gobierno de El Salvador cifró hoy oficialmente en 986 la cantidad de personas ejecutadas por el Ejército en la masacre de El Mozote, en 1981, de las que más de la mitad fueron niños y adolescentes.

El secretario técnico de la Presidencia, Roberto Lorenzana, explicó a los pobladores del El Mozote y otros sitios aledaños, que conmemoran este sábado el 36 aniversario de este crimen de lesa humanidad, que el dato se desprende de un registro iniciado en 2016.

Se trata del "Registro Oficial y Único de Víctimas y Familiares de Víctimas de Graves Violaciones a los Derechos Humanos de las masacres de El Mozote y lugares aledaños", cuya creación fue ordenada por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH) en una sentencia contra el Estado salvadoreño en 2012.

Lorenzana señaló que el registro contiene los nombres de 1.698 víctimas. De esta cifra se desprenden las 986 personas ejecutadas en El Mozote, de las que 552 fueron niños y 434 adultos, mientras que el resto son sobrevivientes, familiares de víctimas asesinadas y desplazados por los operativos del Ejército.

El secretario técnico acompañó este sábado al presidente salvadoreño, Salvador Sánchez Cerén, a rendir cuentas sobre los avances en la implementación de las "medidas de reparación ordenadas por la CorteIDH" por la matanza.

Según Lorenzana, oficializar el número de víctimas de la masacre es "una de las medidas de reparación más complejas", y ha sido lograda por un "consejo directivo" formado por representantes de las víctimas y del Ejecutivo.

El funcionario señaló que, "si bien se ha identificado a la mayoría de las víctimas, el registro oficial está abierto hasta incorporar a la totalidad".

Lamentó que el 40 % de los sobrevivientes y familiares "no han podido documentar su identidad o parentesco" con las personas ejecutadas, pero recordó que el pasado 5 de diciembre propusieron al Congreso una serie de medidas para facilitar registros que permitan "su plena incorporación".

"Hacemos un llamado a los diputados para que respalden esta propuesta y la aprueben en el menor plazo posible, como una muestra de la responsabilidad que les corresponde asumir", apuntó Lorenzana ante los pobladores de El Mozote.

La sentencia de la CorteIDH dio cuenta de los nombres de 440 civiles ejecutados durante la matanza, que como otras masacres formó parte de la estrategia contrainsurgente de "tierra arrasada" del Ejército durante la guerra civil que vivió El Salvador entre 1980 y 1992.

La CorteIDH señaló también que tenía "elementos para concluir que el número de víctimas es mucho mayor, aún cuando no consta prueba suficiente para su debida identificación", dado que los registros estimaron en al menos 1.061 los civiles asesinados.

El Informe de la Comisión de la Verdad de la ONU en El Salvador de 1993 sobre la guerra civil estableció que entre el 10 y el 13 de diciembre de 1981 unidades del elite Batallón Atlácatl torturaron y ejecutaron "deliberada y sistemáticamente" a niños, hombres y mujeres del cantón El Mozote y otros aledaños.