En las elecciones legislativas y municipales de este domingo El Salvador se juega el equilibro o la concentración del poder en la figura del presidente Nayib Bukele, de acuerdo con analistas consultados por Efe.

Más de 5,3 millones de salvadoreños están convocados para elegir a los 84 diputados de la Asamblea Legislativa, 262 consejos municipales y 20 representantes en el Parlamento Centroamericano (Parlacen).

El presidente, a pesar del silencio electoral vigente en el país, lanzó días previos a la elección una última campaña en los medios de comunicación en la que llamó a votar a los salvadoreños y abogó por elegir a "diputados que se sumen" para que empujar "todos para el mismo lado".

EQUILIBRIO O CONCENTRACIÓN DEL PODER

Desde que el presidente Bukele ganó las elecciones presidenciales, en febrero de 2019, diversos sectores del país coincidieron en que el mandatario debía buscar acuerdos con el Congreso, de mayoría opositora, para cumplir sus promesas.

Pero, con el pasar de los meses, la relación entre Bukele y los diputados se fue tensando y vivió su punto más escabroso el 9 de febrero de 2020.

En esa fecha, el mandatario ingreso al hemiciclo del Parlamento escoltado por militares y policías armados con fusiles de asalto para, según admitió después, presionar para la aprobación de un préstamo millonario.

Para el director de la organización Acción Ciudadana, Eduardo Escobar, en estas elecciones "se juega el control del ejercicio del poder o darle el control absoluto al presidente Bukele y eliminar los controles del sistema político".

"Las encuestas lo que están mostrando es que sí se va a dar una concentración del poder en el presidente", sostuvo Escobar.

Recordó que durante la nueva legislatura se elegirá fiscal general, procurador de Derechos humanos y magistrados de la Corte Suprema de Justicia y Corte de Cuentas.

Con los actuales funcionarios que ocupan estos cargos el presidente Bukele ha tenido al menos una confrontación en su año y medio en el Gobierno.

Por su parte, Abraham Ábrego, director del Programa de Litigio Estratégico de la organización Cristosal, dijo a Efe que el actual escenario electoral apunta a una posible ruptura de la distribución de los diputados entre varios partidos, generalmente con dos mayoritarios.

Esto llevaría, a juicio de Ábrego, a que las propuestas gubernamentales no se sometan a mayor discusión pública y a rendición de cuentas.

¿FORTALECER UNA DERIVA "AUTORITARIA"?

Los diputados opositores acusaron al mandatario de encabezar un "intento de golpe de Estado fallido" tras el llamado "9F" y de mostrar una deriva "autoritaria" durante el confinamiento por la covid-19.

A juicio de Escobar, el presidente ha gobernado de manera "populista y autoritaria" y señala que, si el oficialismo tiene la mayoría absoluta, el resto de instituciones estaría también bajo su influencia.

Mientras, Ábrego considera que los resultados que se prevén de los comicios deben valorarse a la luz de "posibles regresiones a la democracia".

"En el último año hemos vivido en la gestión gubernamental una tendencia al autoritarismo y a la falta de rendición de cuentas, y una concentración de poder en la Asamblea Legislativa sin balances por parte de otros partidos lo que podría generar es retroceso democrático", apuntó Ábrego, quien ve "difícil" que el oficialismo alcance la mayoría absoluta (56).

La Asamblea Legislativa está formada por 84 diputados, de los que únicamente se necesitan 43 para tomar decisiones ordinarias y 56 para aprobar deuda externa, elegir magistrados de la Corte Suprema de Justicia y reformar la Constitución.

¿Y LA LIBERTAD DE PRENSA?

La presidenta de la Asociación de Periodistas de El Salvador (APES), Angélica Cárcamo, manifestó a Efe que "hay una preocupación en materia del ejercicio periodístico por los retrocesos" en "la libertad de expresión".

"Hemos visto con preocupación esta tendencia de los discursos estigmatizantes del presidente a través de las redes sociales y que son seguidos por sus funcionarios", sostuvo Cárcamo.

Indicó que también se han dado conferencias de prensa para "atacar" a los periodistas y se ha utilizado al Ministerio de Hacienda para "acosar a algunos medios" que investigan "posibles irregularidades en el Gobierno".

"Estas son alertas que deberían llamar a la comunidad internacional a poner los ojos en El Salvador", indicó la comunicadora.

Advirtió que el escenario de una mayoría en el Congreso del oficialismo "reduce la posibilidad de que se puedan aprobar legislaciones que favorezcan la protección, por ejemplo, del gremio de periodistas".

Lamentó que la actual Asamblea no aprobara una propuesta de ley de este tipo y prevé que "muy difícilmente la siguiente legislatura pueda hacerlo".

"Hay mucha preocupación en el entorno de la prensa", subrayó.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) y su Relatoría Especial para la Libertad de Expresión se mostraron preocupadas ante los "señalamientos" y "acoso" que reciben los periodistas salvadoreños por parte de altos funcionarios y candidatos.

Hugo Sánchez