EFESan Salvador

Las pandillas de El Salvador se han adaptado a las primeras fases del plan gubernamental de seguridad, por lo que la cifras de homicidios acumuladas hasta julio de 2021 registraban una alza, pero el ministro de la Defensa, René Merino, dijo a Efe que se dio un "giro de timón".

Los datos oficiales indican que en agosto se ha revertido la situación del alza de las muertes violentas, lo que, según dijo Merino en una declaración telefónica a Efe, se debe al mayor despliegue de soldados.

"Lo que sucede es que los pandilleros, en la medida en que nosotros fuimos desarrollando la fase 2 y la 3 (del plan), ellos se fueron, diría yo, adaptando, se fueron acostumbrando a lo que se estaba haciendo", dijo al ser preguntado por la razón de esa alza.

De acuerdo con cifras policiales proporcionadas a Efe, entre enero y junio de 2021 se perpetraron 660 homicidios, un 10,7 % superior a las 596 registradas en el mismo lapso de 2020. En julio, esta alza acumulada pasó a ser del 5,6 %.

Pese a estos datos, la Presidencia sostuvo en una publicación a inicios de julio que el país cerró junio con una "baja sostenida de homicidios".

El Ejecutivo de Nayib Bukele implementa desde 2019 el Plan Control Territorial (PCT), al que le atribuye la caída de los asesinatos en los últimos años.

La primera fase consistió en el despliegue de policías y soldados en las localidades con mayores índices de violencia para tratar de cortar la fuentes de financiación de las pandillas.

La segunda se trató de la intervención en las comunidades con programas sociales para "disputar" a las pandillas el reclutamiento de los jóvenes, mientras que la tercera es la "modernización" del equipo de los cuerpos de seguridad.

Sobre la segunda y la tercera fase, el ministro señaló que "no se ha desarrollado como se había planificando" por la falta recursos.

El presidente Bukele presionó en febrero de 2020 a la Asamblea Legislativa, con la entrada de militares y policías armados con fusiles de asalto, para la aprobación de un préstamo de 109 millones para dicho plan, lo que no se dio.

El préstamo fue aprobado y ratificado por la nueva Asamblea, de amplía mayoría oficialista que tomó posesión el 1 de mayo pasado.

"GIRO DE TIMÓN"

Los datos de la Policía Nacional Civil (PNC) salvadoreña indican que el balance de las muertes violentas cambió en agosto, al menos hasta el día 19.

Entre el 1 de enero y el 19 de agosto, según las cifras de la PNC, los homicidios bajaron un 3,1 %, pasando de 806 en 2020 a 781 en la actualidad.

A juicio de Merino, el país ha dado un "giro de timón" en el tema de seguridad tras el lanzamiento de la cuarta fase del plan gubernamental de seguridad.

Esta fase consiste en incrementar el número de soldados en las labores de seguridad ciudadana y en duplicar, en el plazo de cinco años, el número total de efectivos militares.

El ministro de la Defensa prevé que, al cierre del 2021, la Fuerza Armada pase de 20.000 a unos 21.500 efectivos, de los más de 40.000 que se espera alcanzar en cinco años.

Agregó que con esta fase "estamos llegando a los lugares y estamos quedándonos permanentemente", lo que "ha generado una reducción significativa".

"Cada vez que se van implementando las diferentes fases hay un cambio contundente, hay un avance en lo que se viene haciendo. Eso no indica que lo anterior no se estuviera haciendo bien, pero llega un momento que, si continuamos haciendo las mismas cosas, llega un punto de estancamiento. Esto es lo que prácticamente le ha dado un giro de timón al tema de seguridad", subrayó.

El Salvador registró en 2015 al año más violento de su historia reciente con 103 homicidios por cada 100.000 habitantes, tasa que se ha venido reduciendo desde entonces.

Según datos divulgados por la Presidencia, en los primeros dos años de Gobierno de Bukele, contados desde junio de 2019 a junio 2021, se registraron 2.985 homicidios, mientras que en los primeros dos años de la Administración de Mauricio Funes (2009-2014) y Salvador Sánchez Cerén (2014-2019) se computaron 8.316 y 11.825 asesinatos, respectivamente.

Hugo Sánchez