EFEGuatemala

El vicepresidente guatemalteco, Jafeth Cabrera, desligó hoy la intención de su Gobierno de relevar del cargo al colombiano Iván Velásquez del frente de la Comisión Internacional Contra la Impunidad en Guatemala (CICIG) con el nuevo caso destapado que implica al expresidente Álvaro Colom (2008-2012).

"Los procesos de otra naturaleza no tienen nada que ver con las capturas que se realizaron hoy", respondió el vicepresidente a la prensa tras ser preguntado por la posibilidad de que el Gobierno cese en su empeño de expulsar a Velásquez después de verse que las tramas desarticuladas implican a partidos de todos los colores.

Durante los últimos meses se habían intensificado las críticas contra el Ministerio Público y la CICIG por no investigar casos contra todas las ideologías políticas y tener una agenda marcada.

A este respecto, Cabrera solo se limitó a insistir una y otra vez que las autoridades "lo que tienen que hacer es cumplir con la ley", tal y como lo establece la Constitución, respetando "el debido proceso" y haciendo prevalecer la certeza jurídica y la presunción de inocencia.

"Esperamos que verdaderamente se llegue al fondo del asunto para quienes están implicados y quienes no", reiteró el vicepresidente, quien no ve "la relación" entre este nuevo caso y la insistencia del presidente Jimmy Morales de expulsar al abogado colombiano del frente de la CICIG, un ente creado por la ONU en 2006.

Este martes, Colom y nueve de sus exministros fueron detenidos en el marco de una causa que investiga el caso Transurbano, el modelo de transporte urbano implementado en el Gobierno de la Unidad Nacional de la Esperanza (UNE) entre 2008 y 2012.

Desde que Morales declarara non grato a Velásquez el pasado mes de agosto e intentara expulsarlo del país, el Gobierno de Guatemala ha tramitado varias quejas ante la ONU sobre el actuar del abogado colombiano, la última el pasado 1 de enero, cuando la canciller Sandra Jovel pidió a António Guterres su destitución.

En el documento en el que se filtró esta solicitud no se recoge la petición expresa de la ministra, pero sí la contestación del secretario general de la ONU: "No puedo en este momento sacar fuera a este señor".