EFEQuito

El vigorizado voto indígena de Ecuador, que estuvo a punto de acceder a la segunda ronda de los comicios presidenciales, se ha dividido para el balotaje del próximo 11 de abril entre quienes rechazan al candidato conservador Guillermo Lasso y quienes se oponen al correísta Andrés Arauz.

La divergencia ha incidido en las dos organizaciones sustanciales del colectivo indígena, la poderosa Confederación de Nacionalidades Indígenas del Ecuador (Conaie) y su brazo electoral, el Movimiento Pachakutik.

En principio, ambas parecían haber coincidido en no apoyar a ningún candidato finalista, aunque la Conaie planteó ir por el "voto nulo ideológico", mientras que Pachakutik por un "voto nulo" a secas, sin ningún cariz político.

VOTO NULO CONTRA EL SISTEMA ELECTORAL Y EL FRAUDE

El "voto nulo" a secas de Pachakutik, sin embargo, no se dirigía contra Arauz o Lasso como candidatos, sino contra el sistema electoral que, según ese movimiento, avaló un supuesto fraude en el escrutinio de la primera vuelta de las votaciones contra su candidato presidencial, Yaku Pérez.

El grupo indígena sintió que fue el Consejo Nacional Electoral (CNE), la máxima autoridad de los comicios, el que puso a Arauz y Lasso en la segunda vuelta, y no el resultado de las urnas de votación, según aseguró a Efe el secretario nacional de Pachakutik, Darwin Pereira.

Ese movimiento político reclamó un recuento de más de 20.000 juntas de votación, pero el CNE sólo aprobó que se hiciera con 31 de ellas, donde Pérez, que estaba en el tercer lugar con muy poca diferencia de Lasso, sumó una pequeña cantidad de votos respecto del escrutinio preliminar.

Si hubiese habido un recuento global, Yaku Pérez pasaba a la segunda vuelta en lugar de Lasso, agregó Pereira tras opinar que "frente al fraude descarado", la segunda vuelta perdió interés para su colectivo.

Sin embargo, para el académico David Chávez, el voto nulo de Pachakutik podría no cuajar en la segunda vuelta y, más bien, fragmentar al sector indígena, que busca una definición entre Arauz, que representa al correísmo progresista (por el expresidente Rafael Correa 2007-2017), y el anticorreísmo conservador de Lasso.

"La votación de Pachakutik es heterogénea, aunque a veces se piensa que representa a una votación de izquierdas", y eso no suele ser así, agregó.

Además, aseguró que las campañas de voto nulo generalmente suelen subestimar mucho al electorado que, al final, se decanta por alguna de las opciones finalistas.

DEL VOTO NULO AL APOYO TÁCITO

Virna Cedeño, que fue la candidata a la Vicepresidencia en fórmula electoral con Yaku Pérez fue quien rompió el silencio sobre el posicionamiento del colectivo, en contra de una decisión que parecía ya tomada por la Conaie y Pachakutik sobre apoyar el voto nulo.

Ella anunció su apoyo a Guillermo Lasso y dijo que su decisión, sobre todo, se oponía al correísmo. Ese posicionamiento sacudió a Pachakutik que tomó distancia y dijo que Cedeño solo era una "simpatizante" del movimiento político.

La situación en el colectivo se ahondó cuando el presidente de la Conaie, Jaime Vargas, anunció su apoyo y el de, según dijo, varios dirigentes de las organizaciones base del movimiento, a Arauz.

Un portavoz de la Conaie aseguró que la resolución de la Asamblea de la Confederación era ir por el "voto nulo ideológico" y que sólo una instancia similar organizativa podía cambiar tal decisión.

Algunos dirigentes de Pachakutik advirtieron un sesgo de "traición" en la posición de Vargas, que también acusó a dirigentes del brazo electoral de ser muy cercanos a las filas de Lasso y "traicionar" los ideales del movimiento indígena.

Para tratar las diferencias, en ambos espacios se analizan reuniones para intentar poner orden y tener una lectura menos apasionada sobre el movimiento indígena y su futuro.

PACHAKUTIK, UNA FUERZA LEGISLATIVA DECISIVA CON 27 ESCAÑOS

Y es que el Movimiento Pachakutik obtuvo muy buenos resultados en la elección parlamentaria del 7 de febrero y logró ubicarse como la segunda fuerza de la próxima legislatura al sumar 27 de los 137 escaños que forman la Asamblea Nacional.

El movimiento UNES, de Arauz, se convirtió en la primera fuerza con 48 escaños, en un tercer lugar se situó el Partido Social Cristiano (19), aliado de Lasso que, con su movimiento CREO, fue quinto con 12 escaños, superado incluso por la Izquierda Democrática, que obtuvo 18 asientos.

El ejercicio parlamentario en la próxima legislatura "será una prueba de fuego" y de mucha "madurez política" de cara al futuro de Pachakutik, aseguró Pereira.

Chávez consideró, por su parte, "interesante" la idea del grupo indígena de posicionar como suya la propuesta de la llamada "tercera vía", como una alternativa al dilema entre correísmo y anticorreísmo que se ha afincado en el país.

"Interesante, pero hasta el momento es sólo retórica", opinó el sociólogo ecuatoriano.