EFEPuerto Príncipe

El subsecretario de Estado para Asuntos Políticos de Estados Unidos, David Hale, se encuentra de visita en Haití, donde ha mantenido un encuentro con el presidente del país, Jovenel Moise, para buscar una solución a la crisis política, económica y social que vive la nación caribeña.

Durante el encuentro, el mandatario le expresó al norteamericano su compromiso de "dialogar con todos los sectores para que la paz pueda regresar a Haití", según publicó Moise en su perfil de la red social Twitter, donde también expuso que "las iniciativas para encontrar una solución concertada a la crisis están aumentando."

La agenda del funcionario estadounidense en Haití incluye, asimismo, reuniones "con el ministro de Exteriores, Bocchit Edmond, y con otros líderes políticos", informó la embajada estadounidense en el país en un comunicado.

Esos encuentros también están encaminados a discutir sobre "los desafíos apremiantes" que enfrenta Haití, así como de la necesidad de "un diálogo nacional inclusivo y de contar con un gobierno funcional capaz de restaurar el orden, mantener el estado de derecho, expandir la economía y servir al pueblo haitiano".

Hale llegó esta mañana a Puerto Príncipe procedente de Nassau, Bahamas, donde se reunió con el primer ministro, Hubert Minnis, y otras autoridades para discutir el apoyo de los Estados Unidos a la recuperación del huracán Dorian.

La visita del funcionario estadounidense se produce en un momento de relativa calma en el que ha bajado significativamente la intensidad de las movilizaciones convocadas por la oposición para exigir la renuncia de Moise, protestas en muchos casos violentas que, desde mediados de septiembre, han llevado a miles de personas a las calles de Puerto Príncipe y otras ciudades, paralizando toda actividad.

La semana pasada hubo una tímida concentración frente a la Embajada de Estados Unidos en Puerto Príncipe para pedirle a Donald Trump que retire su apoyo al presidente haitiano.

En varias ocasiones, Moise ha pedido conversar con la oposición, pero esta rechaza cualquier posibilidad de diálogo a pesar de que la representación diplomática de varios países en Haití, incluida la de los Estados Unidos, ha pedido en repetidas ocasiones a los diferentes agentes de la sociedad haitiana que entablen conversaciones.

Desde marzo de 2019, con la destitución del primer ministro Jean Henry Céant en una moción de censura, Haití no ha tenido un Gobierno funcional y se aplazaron las elecciones para la renovación de un tercio del Senado, previstas para octubre pasado.

El movimiento de movilización que sacudió severamente al país comenzó el 16 de septiembre debido a la escasez de combustible en el contexto de una sociedad marcada por la desigualdad social, la corrupción y la inseguridad.

A pesar de la aparente calma y la ausencia de movimientos de protesta intensa desde hace tres semanas, la crisis continúa y los movimientos de movilización pueden reanudarse en cualquier momento, ya que los problemas estructurales siguen sin resolverse.