EFEBuenos Aires

El presidente de Argentina, Alberto Fernández, dijo este miércoles que rechazó la solicitud que le hizo el presidente brasileño, Jair Bolsonaro, para que interceda ante el Gobierno del presidente boliviano, Luis Arce, con el fin de posibilitar que la exmandataria boliviana Jeanine Áñez se asile en Brasil.

"Me vino a plantear que interceda ante Bolivia para lograr que Áñez vaya asilada a Brasil y yo le dije que, lamentablemente, no podía hacer nada de eso", dijo Fernández en una entrevista con el canal C5N.

El mandatario argentino afirmó que "Bolivia dio un ejemplo al mundo al juzgar un golpe con tribunales ordinarios y sin cambiar a los jueces naturales".

El pasado lunes, Bolsonaro dijo que trabajaba para ofrecerle asilo a Áñez, condenada a prisión por incumplimiento de deberes y resoluciones contrarias a la Constitución cuando asumió el poder en 2019.

Bolsonaro reveló que ha conversado sobre esa posibilidad con otros líderes suramericanos, entre los que citó a Alberto Fernández, con quien dijo haber tratado sobre la situación de Áñez en la reciente Cumbre de las Américas.

"Haremos lo posible para que venga a Brasil", afirmó Bolsonaro, quien consideró que se trata de "una presa injustamente" por unos supuestos "actos antidemocráticos" después de que "ganó el grupo simpático" al expresidente Evo Morales.

Áñez asumió el 12 de noviembre de 2019 el mando interino del país como segunda vicepresidenta del Senado, dos días después de que Evo Morales renunció al poder, igual que todos los funcionarios en línea de sucesión presidencial.

La dimisión ocurrió en medio de la crisis política y social que estalló tras los comicios de octubre de ese año y denuncias de un supuesto fraude en favor de Morales, que rechazó esa posibilidad.

Estuvo en el poder de manera transitoria hasta el 8 de noviembre de 2020 y fue sucedida por el actual presidente, Luis Arce, quien ganó las elecciones de 2020 como candidato del Movimiento al Socialismo (MAS), liderado por Morales.

Fue detenida en marzo de 2021 y el pasado 10 de junio condenada a 10 años de prisión por un tribunal de La Paz, que dictó la misma pena contra el excomandante de las Fuerzas Armadas Williams Kaliman, y el excomandante de la Policía Yuri Calderon, de quienes se desconoce su paradero.