EFESantiago de Chile

La fiscal Ximena Chong, que indaga el caso de la constructora brasileña OAS en Chile, dijo este lunes que conoce la existencia de unas facturas por 100 millones de pesos (unos 143.000 dólares) emitidas por esa empresa a una entidad del finacista de la expresidenta chilena Michelle Bachelet.

Chong se pronunció después de que trascendiera una declaración ante la Justicia brasileña del expresidente de la constructora OAS Leo Pinheiro en la que afirmaba que el exmandatario brasileño Luiz Inácio Lula da Silva (2003-2010) pidió una donación de recursos para la campaña electoral de Michelle Bachelet de 2013, previa a su segunda presidencia (2014-2018).

Pinheiro, que habría revelado esta información en el marco de un acuerdo de colaboración con la Justicia, afirmó que el dinero aportado a la campaña fue de 101,6 millones de pesos y que fueron depositados a través de un contrato ficticio firmado con la empresa Martelli y Asociados (de la que es titular Giorgio Martelli, un operador político que actuó como financista de Bachelet en campañas electorales).

"En relación con los 100 millones de pesos, la información que ya se manejaba en el contexto de la investigación son facturas emitidas por una empresa de titularidad de Giorgio Martelli y de su sobrino, que habrían sido emitidas a OAS Chile, previo a suscripción de un contrato los primeros meses de asunción del segundo Gobierno de la presidenta Michelle Bachelet. El contrato es por esa cifra", afirmó Chong a la prensa.

Las palabras de Pinheiro fueron publicadas este lunes por el diario brasileño Folha de Sao Paulo, por lo que para el fiscal nacional de Chile, Jorge Abbott, hasta que no reciba formalmente su declaración de parte de la Justicia brasileña esta información es por el momento solo "un trascendido de prensa".

"(La Justicia brasileña) nos ha señalado que no les es posible enviarnos las declaraciones de don Léo Pinheiro que se contiene en la investigación atendido a que aún no se encuentra ratificado por el Tribunal Supremo de Brasil el acuerdo de delación premiada" en virtud del cual habría declarado el expresidente de OAS, dijo Abbott al diario El Mercurio.

Por su parte, Martelli negó "categóricamente" que recibiera dinero de OAS para la campaña de Bachelet.

"Categóricamente no. Esto ya de declaró, se explicó, no hay una vinculación relacionada con campañas (políticas), ni ilícitas, ni en ningún sentido distinto que un contrato de trabajo sobre estudios de precios de suelo", dijo Martelli a la prensa.

A través de un comunicado, Martelli abundó que el contrato que estableció su empresa con OAS fue en el año 2014, "posterior a la campaña presidencial" y que "se refirió a un estudio de precios del suelo y la elaboración de un mapa turístico de Chiloé (isla del sur de Chile)".

"Dados los problemas financieros de dicha empresa en Chile, el contrato finalmente se limitó solamente a la elaboración del mapa Turístico de Chiloé, por un monto de 50 millones de pesos (unos 71.500 dólares) aproximadamente, producto que existe y es ampliamente conocido", relató en el comunicado.

Hasta ahora, OAS Chile ha sido investigada por facilitar un avión al excandidato presidencial Marco Enríquez-Ominami durante su campaña en las elecciones del 2013.

Además, la fiscal Chong investiga posibles pagos realizados por OAS a políticos chilenos.