EFEGuatemala

El aspirante centroderechista a la Presidencia de Guatemala Alejandro Giammattei aseguró este viernes que la nación centroamericana no tiene las capacidades necesarias para ser un tercer país seguro y acoger a los solicitantes de asilo de Estados Unidos.

"Guatemala no está en la disposición de ser un tercer país seguro. Si no podemos atender a nuestra gente, imagínese a los extraños", dijo el político y empresario del partido Vamos en una entrevista con Efe.

El exdirector del Sistema Penitenciario, que pelea por cuarta vez por la Presidencia pero que llega este domingo a una segunda vuelta por primera vez, insistió en no especular sobre el convenio de asilo firmado entre Guatemala y Estados Unidos porque todavía se desconocen muchos detalles y puede "sufrir modificaciones".

Reiterando una y otra vez que se trata de un tema "hipotético", mencionó algunas incongruencias entre el acuerdo dado a conocer por el Gobierno guatemalteco y la información que cuentan los ministros, como la nacionalidad de los migrantes solicitantes que aplicaría, y criticó el "ruido" generado alrededor de toda la polémica.

Un sondeo publicado esta semana dijo que un 82 por ciento de la población estaría en contra del acuerdo de tercer país seguro que intenta concretar el Gobierno estadounidense en Guatemala, mientras que apenas el 18 por ciento sí estaría de acuerdo con el pacto.

De Guatemala emigran cientos de personas al día en busca del sueño americano por problemas como la desigualdad social, la pobreza, la fata de oportunidad o la corrupción.

Precisamente sobre este último punto, el aspirante de Vamos apuntó que de llegar al Gobierno crearán la Comisión Nacional Contra la Corrupción.

Este ente estará integrado por tres personas de "alta reconocida honorabilidad" que estarán encargadas de ejecutar las acciones de la Comisión y que serán propuestas por las "fuerzas vivas", sectores de la sociedad (como la academia, las universidades, la patronal, los campesinos o los periodistas) que formarán parte del Consejo de Estado, el tercer acuerdo gubernativo que aprobará de ganar.

Giammattei, que este domingo se enfrenta a su rival, la socialdemócrata y ex primera dama Sandra Torres, aseguró que él no va a interferir en el nombramiento de los encargados de la Comisión Nacional Contra la Corrupción, que tendrá un presupuesto de 1,3 millones de dólares anuales para su funcionamiento, los cuales serán restados de gastos superfluos de la Presidencia.

Alejandro Giammattei, que lleva una veintena de años buscando un cargo público, dijo que ese ente que luchará contra la corrupción estará ubicado al lado de la casa Presidencial.

Concretamente en las instalaciones de la Secretaría de Asuntos Administrativos y de Seguridad, encargada de velar por la protección del mandatario o el vicepresidente pero que Giammattei pedirá al Congreso eliminar para destinar esos fondos a la salud.

En su opinión, la ubicación es la idónea: "Qué mejor lugar. Tiene que estar cerca. Nosotros vamos a tener un Gobierno totalmente abierto. Si me van contar las costillas que estén cerca para que me las cuenten mejor".

Avanzó además que "no va a salir" mucho del país porque hay mucho trabajo por hacer, y a parte de visitar como futuro presidente electo países como Israel, México, El Salvador o Colombia, durante su mandato restringirá los viajes a los estrictamente necesarios, pero no a las tomas de posesiones.

"No voy a ser un presidente viajero", reiteró mientras volvió a prometer que de ganar el suyo será un Gobierno abierto porque es "totalmente" respetuoso de la libertad de prensa y "nunca" ha "maltratado un periodista", a pesar de que existan diferencias de opiniones.

Giammattei, quien dijo que es una persona "que respeta la crítica", aseguró que todos lo conocen por ser "abierto a la prensa" y agregó que alguien que "mal utilice la libertad de expresión del pensamiento" ya no es su culpa porque hay un límite, "la verdad".

Las elecciones presidenciales de este domingo en Guatemala, a las que están convocadas más de 8 millones de personas, se celebran bajo un ambiente de incertidumbre por los fallos en la transmisión de datos de la primera vuelta, reconocidos por el Tribunal Supremo Electoral.

Precisamente esa situación llevó a Giammattei a lanzar esta semana una aplicación elaborada por su partido para hacer un recuento paralelo al del ente electoral, lo que a su juicio garantizará el resultado, que respetará "si es honesto" y si coincide con las actas electorales.

En esta entrevista también cuestionó el papel del Ministerio Público, que considera que no ha sido ni lo "eficaz ni lo objetivo" que manda su razón de ser, y se preguntó por qué en el caso del proceso de desafuero contra su rival Torres esperaron a que tuviera fuero para presentarlo.

Giammattei, que ha prometido hacer todo lo que esté en sus manos para meter en prisión a Torres, ha pedido esta semana una orden de prohibición de salir del país contra su rival para que responda por las 23 investigaciones que hay en su contra porque su misión es "combatir la corrupción" y "perseguir a los corruptos".

Uno de los temas más sensibles en la sociedad guatemalteca son los derechos de la comunidad LGTBIQ. En este sentido, el candidato de centroderecha, opositor al matrimonio igualitario, dijo que primero hay que respetar la constitución, donde se prohíbe el aborto y el matrimonio entre personas del mismo sexo y pidió a los que quieran modificar la norma existente que realicen el proceso establecido.

"Nosotros vamos a hacer que se cumplan las leyes como están", acotó, aunque si avanzó que promoverán la inclusión de la educación sexual en la reforma educativa al currículum nacional básico para que los niños y adolescentes están formados en este aspecto.