EFEMéxico

El gobernador del estado mexicano de Tamaulipas, Francisco Javier García Cabeza de Vaca, acusado de corrupción por la Fiscalía de México, señaló este miércoles que existe una "persecución política" del Gobierno federal, dirigida por el presidente Andrés Manuel López Obrador.

El mandatario estatal viajó a la Ciudad de México para asistir a la Cámara de Diputados y conocer, de primera mano, las acusaciones que presentó la Fiscalía General de la República (FGR) en su contra y la petición de desafuero.

"Estas denuncias que hoy se están presentando a la Cámara de Diputados no son producto de la casualidad, son producto de una persecución política, dadas directamente desde Palacio Nacional (donde despacha López Obrador)", dijo García Cabeza de Vaca en conferencia de prensa.

Expuso que si ha cometido un delito "probablemente sea no haberme sometido a este Gobierno federal, un Gobierno que ha querido inmiscuirse en las acciones del Gobierno en Tamaulipas".

Además, señaló que están "muy molestos por la exhibida que les dimos a la Comisión Federal de Electricidad" (CFE) por haber presentado un documento apócrifo con el que hicieron creer a la opinión pública "que se había dado un incendio" en la región cuando a finales de diciembre se provocó un apagón que afectó a 10,5 millones de usuarios.

Dijo que el enojo del Gobierno federal pasa también por haber defendido "una de las principales vocaciones que tiene Tamaulipas y que es la generación de energías limpias y renovables" y porque es uno de los fundadores de la Alianza Federalista, que es un grupo de gobernadores contrarios al López Obrador que "han alzado la voz".

"Ahora quieren confundir a la opinión pública presentando esas denuncias que en su momento estaremos aclarando todas y cada una de ellas. Voy a defender mi honra, la de mi familia y no voy a titubear para defender los intereses de los tamaulipecos", finalizó.

El martes, la Fiscalía General de la República (FGR) envió una petición a la Cámara de Diputados para que levanten la inmunidad del gobernador de Tamaulipas, del opositor Partido Acción Nacional (PAN), para poder enjuiciarlo por delincuencia organizada, operación con recursos de procedencia ilícita y fraude fiscal equiparado.

Este miércoles, el fiscal general de México, Alejandro Gertz Manero, negó que la acusación por corrupción contra el gobernador de Tamaulipas sea una "venganza" de carácter político y garantizó "transparencia" durante todo el proceso.

Por su parte, el presidente López Obrador pidió que, si hay denuncias por corrupción, "no se tape nada sea quien sea".

La Cámara de Diputados deberá ratificar la solicitud de desafuero este jueves 25 de enero.

El gobernador, cuyo periodo al frente de Tamaulipas termina en 2022, es uno de los señalados por el exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex) acusado de corrupción, Emilio Lozoya, como uno de los políticos que habrían recibido sobornos para la aprobación de la reforma energética en 2013.