EFECaracas

El líder opositor venezolano Juan Guaidó agradeció este lunes el respaldo del Consejo de la Unión Europea (UE) para hallar una solución pacífica a la crisis que sacude al país caribeño, que ya supera el lustro.

"Agradecemos al Consejo de la Unión Europea y sus Estados miembros por respaldar la lucha por elecciones presidenciales libres en Venezuela, además de actuar en defensa de los venezolanos con el compromiso de sancionar a quienes violen derechos humanos", dijo Guaidó en su cuenta de Twitter.

Esta misma jornada, los ministros de Exteriores de la UE reiteraron su apoyo "a todos aquellos que trabajan por un futuro democrático para Venezuela" y llamaron "al respeto de todos los derechos políticos y civiles".

Asimismo, pidieron "la libertad y a la integridad de todos los oponentes políticos, en particular los representantes de los partidos elegidos para la Asamblea Nacional de 2015, y especialmente Juan Guaidó, así como otros representantes de la oposición democrática" venezolana.

Además, reiteraron que no reconocen los resultados de las elecciones del pasado 6 de diciembre, en las que el chavismo obtuvo un holgado triunfo que le permitió retomar el control del Parlamento.

"La UE no puede reconocer este proceso electoral como creíble, inclusivo o transparente y, por tanto, su resultado no puede considerarse representativo de la voluntad democrática del pueblo venezolano", dijo el bloque europeo en un comunicado.

A esos comicios no se presentó la oposición que se agrupa bajo la figura de Guaidó, a quien varios países reconocen como presidente interino, al señalar que no existían condiciones para una elección justa.

En tal sentido, la UE dijo hoy que lamenta "profundamente" que las pasadas legislativas "hayan sido una oportunidad perdida para la democracia", puesto que se celebraron "sin un acuerdo nacional sobre las condiciones".

"La UE lamenta profundamente las acciones de las autoridades de (Nicolás) Maduro", que ha reducido significativamente el espacio democrático en el país", agregaron los ministros de Exteriores europeos.

El pasado 5 de enero, se instaló en Venezuela un nuevo Parlamento controlado por diputados adeptos al presidente Nicolás Maduro.

Pese a que ese día terminó su mandato como presidente del antiguo Parlamento, Guaidó anunció la prolongación, por un año, de las funciones de los diputados antichavistas bajo la figura de la Comisión Delegada, una instancia contemplada en la Constitución, pero sólo para operar durante los períodos vacacionales de los diputados.

La UE también instó a la oposición a "adoptar una postura unificada con miras a un proceso inclusivo de diálogo y negociación", un mecanismo que consideró como la "única salida a la crisis en Venezuela", en un momento en el que los opositores están divididos, después de que, al menos, 20 exdiputados se desmarcaran de Guaidó en dar continuidad al mandato legislativo.

Además, algunos de los opositores más relevantes del país, como Henrique Capriles o María Corina Machado, mostraron, en repetidas ocasiones, su desacuerdo con las políticas propuestas por Guaidó.