EFENaciones Unidas

El secretario general de la ONU, António Guterres, abrió este lunes la cumbre virtual con la que se conmemora el 75 aniversario de la organización con un llamamiento a reforzar la cooperación entre Estados ante desafíos como el coronavirus y la crisis climática, pero dejando claro que Naciones Unidas no busca suplantar a los Gobiernos.

"Nadie quiere un Gobierno global, pero tenemos que trabajar juntos para mejorar la gobernanza mundial", dijo Guterres a los líderes internacionales, subrayando que la soberanía nacional es un "pilar" de la ONU, pero debe ir de la mano de una "cooperación internacional reforzada".

El diplomático portugués defendió la necesidad de "más multilateralismo" en un mundo cada vez más interconectado y en el que la pandemia ha expuesto "fragilidades" que solo pueden resolverse de forma conjunta.

"Hoy tenemos un excedente de problemas multilaterales y un déficit de soluciones multilaterales", advirtió, asegurando que los ciudadanos ven en la ONU "un vehículo para hacer del mundo un lugar mejor".

Guterres puso sobre la mesa algunos de los grandes logros de Naciones Unidas, empezando por haber evitado una III Guerra Mundial que muchos temían cuando se creó la organización. "Nunca en la historia moderna hemos estado tantos años sin una confrontación militar entre grandes potencias", destacó.

También apuntó éxitos como las fuerzas de paz, los procesos de descolonización, la implantación de estándares de derechos humanos y mecanismos para protegerlos, el triunfo frente al apartheid, la ayuda humanitaria, la eliminación de enfermedades o la reducción del hambre.

Entre los grandes desafíos de la actualidad señaló la desigualdad de género, el cambio climático, la pérdida de biodiversidad, el aumento de la pobreza, el crecimiento del odio, la escalada de las tensiones geopolíticas, la amenaza que siguen suponiendo las armas nucleares o los problemas que plantean algunas nuevas tecnologías.

Guterres intervino en directo desde el hemiciclo de la Asamblea General junto al presidente de este órgano, Volkan Bozkir, quien defendió que es momento de respaldar a la ONU y dotarla de los recursos que necesita.

"Ninguna otra organización da a la gente tanta esperanza", insistió Bozkir, desde un salón con un aforo muy limitado como precaución ante el virus, con apenas dos centenares de diplomáticos frente a los alrededor de 2.000 que suele reunir.

Mientras, se espera que los alrededor de 130 jefes de Estado y de Gobierno que hablarán en esta cumbre lo hagan en vídeos pregrabados, que se irán proyectando uno tras otro en una jornada que se prevé que se extienda hasta doce horas.

Lo que iba a ser una gran conmemoración en Nueva York será así un acto principalmente virtual como consecuencia del coronavirus, que obligará a utilizar un formato similar para las reuniones anuales de los líderes mundiales en la Asamblea General, que arrancan oficialmente el martes.