EFEMiami

Jeffrey DeLaurentis, el diplomático de EE.UU. que supervisó el proceso de normalización de relaciones con Cuba del Gobierno de Barack Obama (2009-2017), señaló que la actual política hacia la isla es "irresponsable" y basada en la "política interna".

DeLaurentis lamentó este martes en un editorial publicado en el diario Miami Herald que el Gobierno de Donald Trump esté deportando a cubanos que buscan asilo en Estados Unidos, limitando la capacidad de los cubano-estadounidenses de enviar remesas a la isla y restringiendo las oportunidades de comercio y viajes.

"La hipocresía de la administración es impresionante", dijo el diplomático, que estuvo al frente de la legación estadounidense en Cuba entre 2014 y 2017.

Criticó que aquellos que dirigen la política de "máxima presión" hacia Cuba saben que no conducirá al cambio de régimen, "sino que fortalece la mano de Cuba (e Irán) en Venezuela, con Rusia y China ocupando el vacío que dejamos atrás".

Lamentó que "continúan por este camino, tratando de manipular un bloque político importante, comprensiblemente frustrado e impaciente por el cambio en la isla que aman".

DeLaurentis fue un actor clave en el proceso de acercamiento bilateral iniciado en diciembre de 2014 por el expresidente Obama y el mandatario cubano, Raúl Castro, que dio un giro total bajo la administración del republicano Trump.

El diplomático calificó el enfoque del actual Gobierno como "una imitación hueca de una política que falló en Estados Unidos durante casi 60 años".

"Mientras tanto, los intransigentes en Cuba sonríen de oreja a oreja. Saben cómo manejar este libro de jugadas extremadamente bien; es mucho más cómodo para ellos que el compromiso", dijo.

Con el restablecimiento de relaciones bilaterales y la apertura de la embajada estadounidense en Cuba en julio de 2015, DeLaurentis se convirtió en encargado de negocios.

Obama lo nominó formalmente como embajador en Cuba en septiembre de 2016, pero la oposición republicana, que controlaba ambas Cámaras del Congreso, no quiso someter ese nombramiento a voto, y DeLaurentis no llegó a ser confirmado.

DeLaurentis subrayó en el editorial que la política de Obama aumentó el flujo de información, hacia, desde y dentro de Cuba, y que el sector privado de Cuba, que ahora representa el 15 % del PIB, fue dinámico y en crecimiento.

"Mejoraban las condiciones de vida del pueblo cubano, especialmente los que tenían el valor suficiente para aventurarse en empresas privadas en expansión. Las mentalidades estaban cambiando", expresó.

Además aseguró que cualquiera que piense que será compensado mediante una demanda bajo el Título III de la Ley Helms-Burton, que ahora permite estos procesos en cortes de EE.UU. de propiedades confiscadas en la isla después de la revolución de 1959, "está soñando".