EFEMiami

La candidata demócrata a la Vicepresidencia de EE.UU., Kamala Harris, afirmó este jueves en Miami que si Joseph Biden llega a la Casa Blanca, pondrá en marcha un plan nacional para que una eventual vacuna contra la COVID-19 se distribuya "equitativamente".

Primera mujer afroamericana en competir por la Vicepresidencia de EE.UU., Harris realizó este jueves su primera visita a Miami desde que fue nominada como compañera de fórmula de Joseph Biden para competir con el presidente Donald Trump y el vicepresidente Mike Pence en las elecciones del 3 de noviembre.

Florida es un estado decisivo en el resultado electoral y las encuestas advierten de que Biden necesita más apoyo latino para afianzar su leve ventaja y conquistarlo.

En un acto en una universidad afroamericana en Miami Gardens, Harris dijo que en estas elecciones hay "muchos obstáculos en el camino" para que afroamericanos, estudiantes y latinos voten y les pidió que se pregunten la razón y no se dejen desalentar.

"Saben que cuando votamos, las cosas cambian", dijo Harris, quien les pidió que se registren como votantes y voten de manera anticipada.

La revelación de que Trump fue advertido con antelación del potencial letal de la COVID-19 y no hizo nada, según el nuevo libro del periodista Bob Woodward, marcó gran parte de la conversación con dirigentes de la comunidad afroamericana.

LA REVELACIÓN DEL LIBRO DE WOORDWARD HACE ENFURECER

Harris dijo que el país necesita un verdadero líder que "tenga el valor de decir la verdad" aunque duela y no un presidente que conocía la gravedad de la COVID-19 y le decía a "la gente que no usara mascarilla" y que llevarla "era un signo de debilidad".

"Él sabía que se transmitía por el aire", exclamó ante los dirigentes de la comunidad afroamericana de Miami Gardens, algunos de los cuales dijeron que han sentido que el sistema les ha "fallado" a la hora de protegerlos de la pandemia.

La congresista por Florida Frederica Wilson, una de las participantes en la reunión, dijo que no solo estaba "enojada" sino "furiosa" con Trump por lo que reveló Woodward.

A su juicio, el presidente no solo es un "racista" sino un "asesino" por no haber hecho lo necesario por evitar las miles de muertes producidas por la COVID-19.

Harris, hija de padre jamaiquino y madre india, indicó que con Biden como presidente la ciencia será escuchada para combatir la COVID-19 y se mantendrá "intacta" la Ley de Cuidado de la Salud Accesible de Obama con "énfasis" en la salud mental.

Según Harris, Trump está deseoso de acabar con el Obamacare y si triunfa en las urnas, lo hará cuanto antes y dejará "al menos a 20 millones de personas sin cobertura de salud" en una situación en la que se desconoce todavía cuales son a largo plazo los efectos de la COVID-19.

AREPAS COMO GUIÑO A LOS LATINOS

La senadora californiana estuvo acompañada en esta visita a Miami de su esposo, Doug Emhoff, que ha dejado su trabajo como abogado para acompañarla durante la campaña electoral.

Nada más llegar a Miami en un vuelo privado, ambos se desplazaron al restaurante de arepas Mercadito Amaize, enclavado en la ciudad de Doral, donde viven muchas personas originarias de Venezuela.

Allí pudo hablar con algunos de los clientes deslizando algunas palabras en español como "gracias" o "mi esposo".

En el estacionamiento del local partidarios del presidente Donald Trump enarbolaban banderas y pancartas. Una de esa personas dijo a los periodistas que Harris representa "el socialismo y el comunismo", el mensaje en el que Trump está haciendo hincapié en esta campaña.

En estas elecciones "hay muchos temas importantes, hay mucho en juego", le dijo Harris a un hombre que se acercó a saludarla y le dijo "Biden es la solución para el país".

Doral es el lugar preferido del presidente Trump para sus encuentros con los exiliados venezolanos y cubanos que lo apoyan por su política de mano dura con los regímenes de los dos países.

ENCUESTAS PREOCUPANTES

Aunque Biden le lleva la delantera a Trump en las encuestas de intención de voto en Florida, desde el mes pasado se hizo evidente que es menos popular entre los latinos de lo que lo fue la candidata presidencial demócrata en 2016, Hillary Clinton, que perdió por 1,2 puntos frente al republicano en el "estado del sol".

Una encuesta publicada este martes y referida solo al condado de Miami-Dade fue, sin embargo, la que encendió todas las alarmas.

El sondeo de la empresa Bendixen & Amandi International y el diario Miami Herald le dio a Biden un 55 % de la intención de voto y a Trump un 38 %, con un margen de error de +/- 4,4 puntos.

Sin embargo, Trump le saca una leve aventaja a Biden (47 %/46 %) entre los hispanos de Miami-Dade, el condado con más votantes de toda Florida.

A juicio de Fernand Bendixen, el estratega demócrata que dirige la empresa consultora que lleva su nombre, los resultados de esta encuesta deberían hacer reflexionar a la campaña de Biden.

"Si el candidato demócrata tiene unos resultados pobres en lo que debería ser uno de sus condados más fuertes (...), sus oportunidades de ganar Florida pueden estar en peligro a no ser que los votantes blancos de otras partes del estado abandonen a Trump en masa", dijo Bendixen.

El miércoles la campaña de Biden anunció que el exvicepresidente hará el 15 de septiembre una visita a Florida de cuyos detalles todavía no se ha informado y también difundió un mensaje a los cubanos por la festividad de la Virgen de la Caridad del Cobre.