EFECaracas

La Alianza Bolivariana para los Pueblos de América (ALBA) respaldó este jueves en la XIX cumbre de jefes de Estado y de Gobierno las próximas elecciones que se celebrarán en noviembre tanto en Nicaragua como en Venezuela, y abogó por el cese de la "injerencia" de EE.UU. en los asuntos internos de los países.

A través de una resolución conjunta, en una cumbre realizada en Caracas, los miembros acogieron "con beneplácito la celebración de las próximas elecciones regionales y municipales" de Venezuela que se realizarán el 21 de noviembre, y saludaron "la preparación electoral" en Nicaragua, donde Daniel Ortega busca la reelección el 7 de ese mismo mes.

La ALBA, conformada por Venezuela, Cuba, Bolivia, Nicaragua, Antigua y Barbuda, Dominica, Santa Lucía, San Vicente y las Granadinas, Granada, San Cristóbal y las Nieves, expresó su condena a las medidas de "injerencistas" de EE.UU.

El bloque bolivariano manifestó su rechazo a los "ataques" contra Nicaragua, Venezuela y Cuba, y reiteró su beneplácito por el "retorno del orden constitucional en el estado plurinacional de Bolivia", tras la elección de Luis Arce, quien fue recibido hoy en privado por el presidente Nicolás Maduro en el palacio presidencial de Miraflores.

La cumbre también sirvió para renovar la "enérgica" condena "al genocida bloqueo económico y financiero impuesto" por Estados Unidos a Cuba y "las más de 240 medidas coercitivas unilaterales adoptadas por el expresidente estadounidense Donald Trump.

"Resaltamos la necesidad de fortalecer la comunidad de Estados latinoamericanos y caribeños como mecanismo genuino de concertación política que reúna los 33 estados de nuestra América basado en el principio de unidad en la diversidad", reiteró.

La cumbre que fue convocada con motivo del bicentenario de la Batalla de Carabobo, que fue clave en la independencia de Venezuela, reconoció el "significado histórico" de este combate.

En el evento estuvieron presentes el presidente boliviano, Luis Arce; el canciller cubano, Bruno Rodríguez; el primer ministro de Dominica, Roosevelt Skerrit; y el de San Vicente y las Granadinas, Ralph Gonsalves.

También el canciller de Antigua y Barbuda, Everly Chet Greene; el ministro de Agricultura, Tierras y Bosques de Granada, Peter David; y el presidente de Nicaragua participó de forma virtual, al igual que otros delegados u observadores.

Según indicó el presidente venezolano, la cumbre estaba siendo observada de forma virtual por más de 100 movimientos sociales del mundo.

En la cumbre también estuvieron presentes el expresidente boliviano, Evo Morales y el ecuatoriano Rafael Correa.