EFELima

Un tribunal peruano postergó para este martes su decisión sobre la apelación presentada por un grupo de exfuncionarios del segundo Gobierno de Alan García (2006-2011) que han sido detenidos durante diez días mientras son investigados por presunta corrupción vinculada al caso Odebrecht.

Entre los implicados están el exsecretario de la Presidencia del segundo gobierno de García, Luis Nava, el exvicepresidente de la petrolera estatal Petroperú Miguel Atala y los exfuncionarios Jorge Menacho, Raúl Torres y Oswaldo Plasencia.

Además, los empresarios José Nava, hijo del exsecretario presidencial, y Samir Atala, hijo del exdirector de Petroperú.

Durante el inicio de la audiencia, celebrada este lunes, el fiscal Hernán Mendoza sostuvo que los implicados integraban una presunta organización criminal liderada en el nivel político por Alan García, quien se suicidó el miércoles pasado, y el exministro Enrique Cornejo, quien también está detenido.

A Nava se le imputa la presunta comisión de los delitos de lavado de activos y colusión, pues ha sido acusado de recibir junto a su hijo, en cuentas secretas, más de 4 millones de dólares de dinero ilícito entregado por Odebrecht.

La Fiscalía también pidió que se confirme la detención preliminar dictada contra Atala y su hijo, ya que ambos fueron apoderados de la empresa Ammarin Investmen, creada en Panamá y que recibió 1,3 millones de Odebrecht.

Según medios locales, la investigación fiscal de este caso señala que Atala fue testaferro de Nava, un personaje estrechamente ligado a García, lo que llevó a presumir que el exgobernante podía ser el destinatario final del dinero ilícito.

El martes pasado, un día antes de suicidarse, García afirmó que era una "especulación" que lo vinculen con los presuntos sobornos que recibió Nava ya que, según dijo, no se le mencionaba en ningún documento ni en ninguna evidencia.

"Considero que debemos esperar la respuesta de los señores Atala y Nava. Estoy seguro de que lo podrán aclarar", sostuvo en ese momento el presidente peruano en los períodos 1985-1990 y 2006-2011.

Sin embargo, la semana un juez peruano también ordenó la detención preliminar del expresidente, pero este se disparó con un arma de fuego en la cabeza antes de ser detenido por la Policía.

La vista del pedido presentado por los exfuncionarios está a cargo de la Sala Penal de Apelaciones, que decidió concluir con la revisión del caso este martes, cuando dará a conocer su decisión.

En la audiencia de este lunes no estuvo presente Nava, quien está internado en una clínica por problemas de salud, mientras que el exministro de Justicia Aurelio Pastor se presentó como abogado de Plasencia.

La abogada de Nava, Cinthia Yanelli, aseguró que este "se iba a allanar" a una orden de impedimento de salida del país que también se dictó en su contra, y que también comprendió a su hijo, quien poco antes viajó a Estados Unidos.