EFEBrasilia

La Comisión Especial de la Cámara de Diputados rechazó este jueves la implementación del voto impreso para las próximas elecciones de Brasil, que tendrán lugar en octubre de 2022, una propuesta impulsada por el presidente Jair Bolsonaro.

El proyecto que buscaba reformar la Constitución para hacer obligatorio el voto impreso fue rechazado por 23 votos en contra y 11 a favor, lo que representa una fuerte derrota para el mandatario brasileño, que asegura sin pruebas que el sistema electrónico de votación de Brasil fue objeto de fraudes.

A pesar de ser rechazada, la propuesta debe ser sometida a votación en el plenario de la Cámara, ya que las comisiones especiales solo emiten opiniones y no son concluyentes, y la última palabra sobre cualquier reforma constitucional recae en el plenario, donde los 513 diputados podrán votar.

Tras el rechazo del proyecto de enmienda constitucional, la Comisión deberá votar uno nuevo solicitando el archivo de la propuesta, que puede ser presentado este mismo viernes, luego de lo cual será enviado al pleno de la Cámara donde los diputados tendrán la palabra final.

El líder ultraderechista, que vive su peor momento de popularidad desde que asumió el poder el 1 de enero de 2019, se ha empeñado en señalar, casi que a diario, que el sistema de voto electrónico es fraudulento y que solo se garantizarían unos comicios democráticos con papeletas porque estas "son auditables".

Ante la negativa de la Corte electoral de aceptar el voto impreso, tras 20 años de venir utilizando las urnas electrónicas sin algún fraude registrado, Bolsonaro ha insistido en atacar a su presidente, el magistrado Luis Barroso, que también es miembro de la Corte Suprema.

El jefe de Estado ha acusado a Barroso de "mentiroso" y de intentar impedir que prospere el voto en papeletas, luego de que el magistrado decidiera iniciar un proceso "administrativo" contra el mandatario por haber afirmado que si en 2022 no se retoman las votaciones mediante papeletas "no habrá elecciones".

La insistencia de Bolsonaro en calificar de fraudulentas a las urnas electrónicas hizo que el magistrado Alexandre de Moraes, de la Corte Suprema lo incluyera este jueves entre los investigados en un proceso sobre difusión de noticias falsas que atentan contra la democracia.