EFELa Paz

Los conflictos sociales posteriores a las fallidas elecciones generales en Bolivia afectaron el desarrollo de las operaciones antidrogas en el país durante noviembre, si bien esta labor se normalizó en los dos últimos meses del año.

Esta es una de las conclusiones que recoge el informe de Validación de la destrucción de drogas incautadas en Bolivia en 2019 presentado este martes en La Paz por la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (Unodc, en inglés).

LOS DATOS

El representante de la Unodc en Bolivia, Thierry Rostan, explicó que ese organismo pudo verificar entre enero y octubre de 2019 "una disminución de cantidades de sustancias secuestradas de pasta base -de cocina- y marihuana con relación a similar periodo de 2018".

Pero además en noviembre "se produjo una baja sustancial de secuestro" de drogas y "un factor importante para esta baja fueron los problemas socio políticos sufridos en Bolivia", indicó.

"Pese a esta coyuntura, en diciembre se observó un retorno a la normalidad, con incluso incremento en la cantidad de secuestros de cocaína base con relación a similar periodo en 2018", apuntó.

"Con datos preliminares, esta tendencia ascendente se está manteniendo en enero de 2020", manifestó Rostan.

Los datos globales señalan que entre enero y diciembre de 2019 se incautaron 9,1 toneladas de pasta base de cocaína, 6,4 toneladas de clorhidrato de cocaína y 6,2 de marihuana.

La Unodc validó la destrucción del 80 por ciento de la pasta base, el 63 por ciento del clorhidrato de cocaína y el 84 por ciento de marihuana, señaló Rostan, quien resaltó que el organismo aumentó su participación en estas actividades el año pasado.

En 11.105 operaciones antinarcóticos efectuadas en Bolivia el año pasado fueron aprehendidas 3.582 personas, se decomisaron ocho aeronaves y fueron destruidas 841 fábricas de pasta base y 50 laboratorios de cristalización de cocaína.

RECOMENDACIONES

La Unodc participa en calidad de observadora en la destrucción de drogas incautadas en Bolivia, verificando el proceso desde la salida de los narcóticos de las salas de evidencia, su pesaje y traslado, hasta su destrucción.

El organismo recomendó aumentar el resguardo de los puestos fronterizos del país, fortalecer la "interdicción" en las regiones de Santa Cruz, Cochabamba y La Paz, las más pobladas del país y en las que se halló la mayor cantidad de sustancias controladas.

Rostan ratificó el compromiso de la Unodc de seguir apoyando las políticas y acciones del Estado boliviano en la lucha antidrogas, a la vez que remarcó la necesidad de estandarizar los procedimientos para la destrucción de sustancias controladas y el desmantelamiento de laboratorios de cristalización de cocaína.