EFELima

La erradicación de hoja de coca, insumo principal de la cocaína, fue de tan solo de 1.430 hectáreas en Perú en lo que va de año, lejos de las 25.526 hectáreas que se eliminaron en 2019 debido al confinamiento general vigente en el país para combatir la COVID-19.

Así lo informó el ministro del Interior, Gastón Rodríguez, en un encuentro digital con la Asociación de la Prensa Extranjera en Perú (APEP) en el que señaló además que "hasta fin de año, el número (de hoja erradicada) no va a ser ni siquiera parecido a los dos años anteriores".

En ese sentido, Rodríguez recordó que en 2018 se erradicaron en Perú 25.106 hectáreas de hoja de coca.

Rodríguez indicó, sin embargo, que "se está contemplando una recuperación inmediata" de las labores de erradicación en la selva central de Perú y reuniendo los recursos logísticos para esa tarea.

CONVENIO CON ESTADOS UNIDOS

El trabajo de erradicación de droga cuenta con apoyos aéreos y terrestres, dijo Rodríguez, para lo cual tienen una flota de 21 helicópteros, por un convenio con Estados Unidos, que transporta al personal encargado de erradicar los almácigos de coca.

Esas aeronaves participan también en "la operación de interdicción a los laboratorios que producen la droga" y por lo tanto "representan el soporte aéreo en el trabajo policial" contra este delito.

Las autoridades de la Policía, el proyecto especial de Control y Reducción del Cultivo de la Coca en el Alto Huallaga (Corah) y de la Comisión Nacional para el Desarrollo y Vida Sin Drogas (Devida) están en coordinación para que "apenas levantemos la cuarentena, reanudar las operaciones" de erradicación, indicó.

Respecto al control de los puertos, utilizados por las mafias para el transporte de la droga hacia el exterior, Rodríguez señaló que el Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas está a cargo de proveer la información a la Marina de Guerra para intervenir y en los ríos de la selva es el Frente Policial del Huallaga y del Valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (VRAEM).

CAEN PRECIOS

En el VRAEM, la mayor zona cocalera del país, el precio de la hoja de coca ha disminuido en más del 50 % y el del clorhidrato de cocaína un 20 %, pero en la triple frontera amazónica con Brasil y Colombia, no disminuyó, mientras que en La Convención, en la región Cusco, se dio "un ligero incremento", según informó el jefe de Devida, Rubén Vargas, hace una semana.

En enero pasado, el kilo cocaína en el Vraem llegaba a 5.900 soles (unos 1.700 dólares), en abril bajó a 2.400 soles (705 dólares) y en mayo se fijó en 2.900 soles (852 dólares), mientras que en la "triple frontera" era de 5.147 soles (1.513 dólares) y en mayo llegó a 5.763 soles (1.695 dólares).

Rodríguez dijo que una eventual erradicación de coca en el VRAEM depende de una labor de inteligencia que evite un enfrentamiento con los remanentes terroristas que circulan por la zona, vinculados a la banda armada Sendero Luminoso.

Añadió que tanto la erradicación en el VRAEM como la interdicción de avionetas del narcotráfico están suspendidas, pero que "frente a la nueva coyuntura, es cuestión de activarlos", previa autorización del sector Defensa.

MENOS POLICÍAS EN LAVADEROS DE ORO

De otro lado, con respecto a las labores de combate contra la minería ilegal en la región amazónica de Madre de Dios, Rodríguez informó que "ha habido una merma del número de efectivos" en la zona debido a su requerimiento en la ciudad "para garantizar la inmovilización".

"Se han retirado efectivos, pero hay presencia de las fuerzas armadas y la policía nacional, bajo la supervisión de la jefatura en Madre de Dios", indicó el ministro.

Madre de Dios es blanco de los lavaderos ilegales de oro, que han producido deforestación en una zona protegida de la Amazonía, e igualmente atrae otros delitos como la trata de mujeres, la prostitución de menores y la receptación a lo largo de nueve kilómetros de la carretera Interoceánica.

Rodríguez recordó que el año pasado se hizo una operación mixta de gran envergadura, con las fuerzas armadas, con el fin de establecer "el principio de sostenibilidad de la presencia de autoridad" en este alejado lugar de la selva sur del país.