EFEWashington

Deborah Birx, quien coordinó el grupo de trabajo de la Casa Blanca contra la covid-19 durante el pasado Gobierno de Donald Trump, admitió que "siempre" consideró renunciar y temió que el traslado de tropas para la reciente posesión del presidente de EE.UU., Joe Biden, puede suponer un foco de supercontagio.

"¿Alguna vez consideró renunciar?", preguntó Margaret Brennan, presentadora del programa "Face the Nation", de la cadena CBS News, a Birx, quien respondió con un contundente "siempre".

"Quiero decir -prosiguió la experta en un extracto de la entrevista que se transmitirá completa este domingo- ¿por qué querías pasar por eso todos los días? Colegas míos, a los que había conocido durante décadas, en esa experiencia, porque estaba en la Casa Blanca, decidieron que me había convertido en esta persona política, a pesar de que me conocían desde siempre".

Birx admitió que se preguntaba cada mañana: “¿Hay algo que creo que pueda hacer que sea útil para responder a esta pandemia?" y que se había la misma interrogante cada noche.

"Y cuando se convirtió en un punto en el que no estaba llegando a ninguna parte y eso fue justo antes de las elecciones, escribí un plan de comunicación muy detallado de lo que tenía que suceder el día después de las elecciones y cómo se debe ejecutar. Y hubo muchas promesas de que eso sucedería", agregó.

En agosto del año pasado, Birx puntualizó que el virus, del que Estados Unidos reportó el primer contagio en enero del año pasado, estaba "extraordinariamente extendido".

"No importa dónde vivas en Estados Unidos, tienes que usar una máscara", afirmó en ese entonces, lo que le valió una reprimenda de Trump en Twitter.

Además, Birx alertó que la reciente ceremonia de posesión de Biden, que estuvo fuertemente custodiada por más de 20.000 integrantes de la Guardia Nacional, podía suponer un evento de supercontagio, tras advertir que entre los uniformados podía haber individuos asintomáticos que convivieron y comieron sin máscara con sus compañeros.

También este sábado se conoció una declaración del principal epidemiólogo del Gobierno de EE.UU., Anthony Fauci, quien advirtió que durante la pasada Administración de Trump se puso mucha presión sobre los científicos.

“No quería estar en desacuerdo con el presidente porque tengo mucho respeto por la oficina de la Presidencia, pero había conflictos a diferentes niveles con diferentes personas y diferentes organizaciones y se estaba ejerciendo mucha presión para hacer cosas que simplemente no son compatibles con la ciencia”, afirmó Fauci la noche del viernes en el programa "The Rachel Maddow Show", recogieron hoy medios locales.

Estados Unidos es el país más golpeado por la pandemia, con más 24,8 millones de casos y 400.000 fallecidos.