EFEAsunción

Los familiares del exvicepresidente paraguayo Óscar Denis, secuestrado a comienzos de septiembre por el Ejército del Pueblo Paraguayo (EPP), lamentaron este lunes la falta de resultados e informaciones sobre el paradero del político, a pesar del enfrentamiento de este fin de semana que se saldó con tres muertos del EPP.

La portavoz de la familia, Beatriz Denis, hija del secuestrado, concedió este lunes una rueda de prensa desde Concepción (norte) para recordar que siguen sin noticias de su padre, en poder del EPP desde el 9 de septiembre, y pedir una vez más a sus captores que "respeten su vida".

"No tenemos ningún resultado, nuestro resultado es que los tres secuestrados vuelvan. No tenemos nada, no sabemos nada y por lo tanto para nosotros no hay resultados", insistió la hija del exvicepresidente.

Tras el enfrentamiento entre la Fuerza de Tarea Conjunta (FTC) y el EPP este fin de semana en el Cerro Guazu, departamento de Amambay (norte), la familia Denis se reunió con las fuerzas de seguridad para conocer si entre las evidencias incautadas había alguna información sobre el paradero de su padre.

La respuesta por parte de las autoridades fue que Denis no se encontraba en el grupo de unas ocho personas avistado por la FTC antes del tiroteo y que tampoco había alusiones a él entre los cuadernos y documentos hallados.

DESESPERACIÓN E IMPOTENCIA

Más de dos meses después del secuestro de Denis, ocurrido el pasado 9 de septiembre en su estancia "La Tranquerita", entre los departamentos de Concepción y Amambay, los familiares siguen sin noticias del exvicepresidente, de 74 años y con problemas de salud.

"La angustia continúa, esta agonía continúa, y esta situación difícil, este calvario continúa", expresó la portavoz.

Sin embargo, el paso de los días solo genera "desesperación e impotencia" en esta familia que esperaba algún dato alentador tras la "Operación Tormenta" del fin de semana, en la que dos de los tres abatidos estaban implicados en el secuestro de Denis.

"Teníamos la esperanza de que se pudiera encontrar algo, alguna anotación, lo que sea, pero nada. En principio nos dijeron que nada referente a papá ni tampoco a los demás secuestrados", se lamentó Beatriz Denis.

Durante la conferencia de prensa ofrecida el sábado por las autoridades para informar sobre el operativo, el fiscal Federico Delfino aseguró a los medios que hay "bastante información con respecto al secuestro del señor Denis" pero recordó que no la pueden "socializar" para "guardar cierto sigilo con respecto a los trabajos".

Además de Óscar Denis, el EPP mantiene secuestrados y sin ofrecer pruebas de vidas de dos personas más, el policía Edelio Morínigo, secuestrado en 2014, y el ganadero Félix Urbieta, en 2016.

Los familiares de los tres hombres pidieron a comienzos de mes, tras una reunión en el Congreso, una cumbre de los tres poderes del Estado para diseñar una política de seguridad que garantice su liberación e impida que se den casos similares en el futuro.

OPERACIÓN TORMENTA

Las autoridades bautizaron el enfrentamiento entre el EPP y la FTC de este fin de semana como "Operación Tormenta".

Una patrulla de la FTC divisó la tarde noche del sábado a un grupo de unas ocho personas, miembros del EPP, caminando a una distancia de 300 o 400 metros entre ellos por el Cerro Guazu, en el departamento de Amambay, como informaron este sábado en la conferencia de prensa.

Los integrantes del EPP se negaron a entregarse a la FTC y abrieron fuego contra ellos, a lo que los uniformados respondieron del mismo modo, según el relato oficial.

Tras asegurar el terreno, la patrulla de la FTC encontró los cadáveres de tres hombres que fueron identificados como Lucio Silva, Esteban Marín y Rodrigo Argüello.

Silva, de 61 años, era uno de los miembros más antiguos del EPP, mientras que Marín, de 36, era considerado el cerebro operacional del grupo, y Argüello, de 24, también contaba con varios delitos en su historial.

Los dos últimos estaban implicados en el secuestro de Denis.