EFEPanamá

La Fiscalía de Panamá recurrió este lunes la absolución del expresidente Ricardo Martinelli (2009-2014) por un caso de malversación de fondos públicos y espionaje político por el que podían haberlo condenado a 21 años de cárcel.

El fiscal Ricaurte González explicó a los medios que interpuso "un recurso de anulación con causales concurrentes de casación" ante el Tribunal Superior de Apelaciones y que este deberá decidir si lo traslada a la Sala Penal de la Corte Suprema Justicia, "que es donde debe ser dirimida esta situación".

Un tribunal ordinario conformado por tres jueces consideró por unanimidad el pasado 9 de agosto que la Fiscalía "no logró acreditar su teoría del caso" y aseguró que hubo irregularidades procesales, mal tratamiento de pruebas e inconsistencias en la declaración de los testigos.

Los magistrados no negaron, sin embargo, que se cometieran escuchas ilegales durante el Gobierno de Martinelli, pero resolvieron que el expresidente no fue el responsable.

Por este mismo caso, ya fueron condenados el pasado enero a cuatro años de cárcel dos ex altos cargos del Consejo de Seguridad Nacional de Panamá.

"El tratamiento que se le dio a la declaración del testigo protegido no fue la apropiada, hay una violación claramente", aseguró el fiscal, quien acusó a Martinelli de cuatro delitos que suman 21 años de cárcel por ordenar espiar con un costoso equipo público a decenas de políticos, empresarios y periodistas entre 2012 y 2014.

Las víctimas de las escuchas también anunciaron que recurrirán en los próximos días la absolución e incluso indicaron que barajan la posibilidad de querellarse contra el tribunal de justicia por supuestamente haberse dejado comprar para emitir una sentencia favorable al exgobernante.

Martinelli, un carismático político y empresario de 67 años y fundador del opositor Cambio Democrático (CD), ha sido el primer expresidente de la joven democracia panameña que se ha sentado en el banquillo de los acusados.

Desde que empezaron las investigaciones en su contra, el exgobernante ha denunciado que es un "perseguido político" y que el caso de las escuchas fue un invento del expresidente Juan Carlos Varela (2014-2019) para "hundirlo".

Martinelli huyó de Panamá en enero de 2015 cuando la Justicia le abrió la primera de las muchas causas que tiene pendientes y regresó extraditado por EE.UU. el 11 de junio de 2018, tras pasar un año preso en una cárcel federal mientras batallaba contra su extradición.

Al llegar a Panamá fue recluido en una prisión de mínima seguridad situada en las afueras de la capital panameña, pero el pasado junio le fue impuesto el arresto domiciliario porque la ley de ese país prohíbe que los procesados permanezcan más de un año encarcelados preventivamente.