EFEMontevideo

La pandemia de la covid-19 ha obligado a la familia del expresidente uruguayo Tabaré Vázquez, fallecido en la madrugada de este domingo, a cancelar el velatorio y programar el cortejo fúnebre y el sepelio en la más estricta intimidad, según informaron en un comunicado sus allegados.

El expresidente de Uruguay, Tabaré Vázquez, ha fallecido esta madrugada como consecuencia del cáncer de pulmón que le fue diagnosticado en agosto de 2019, según anunció la familia en un comunicado.

"Con profundo dolor comunicamos el fallecimiento de nuestro querido padre Dr Tabaré Vázquez", reza el comunicado familiar, que indica que el deceso se registró a las tres de la madrugada de este domingo.

La nota difundida por la familia explica que el cortejo fúnebre partirá a las 13.00 horas (16.00 GMT) desde la explanada de la Intendencia Municipal de Montevideo con destino al cementerio de La Teja.

La sepultura tendrá lugar en el mencionado camposanto de su barrio natal y se circunscribirá también a una ceremonia íntima en la que solo estarán presentes hijos y nietos.

La pandemia de la covid-19 ha llevado a la familia a solicitar "encarecidamente" a quienes acudan al paso del cortejo fúnebre que lo hagan "desde las aceras, evitando aglomeraciones, manteniendo distanciamiento físico, usando tapabocas y extremando todas las medidas sanitarias dispuestas por las autoridades competentes".

El expresidente uruguayo Tabaré Vázquez (2005-2010 y 2015-2020) falleció en la madrugada de este domingo a los 80 años, rodeado por su familia, víctima de un cáncer de pulmón que le fue diagnosticado en agosto de 2019, poco después del fallecimiento de su esposa, María Auxiliadora Delgado.

En los últimos diez días, el exmandatario había sufrido un agravamiento de su estado de salud, con varias complicaciones vinculadas al cáncer, como explicó su hijo Alvaro Vázquez, oncólogo de profesión como él.

En el último parte médico, ofrecido el pasado miércoles, el doctor Vázquez indicó que su padre evolucionaba "favorablemente" de una trombosis en la pierna izquierda y se enfrentaba a un fallo renal.

Pese a que reconoció que la enfermedad había avanzado, dijo que no se encontraba "en un estado de gravedad".