EFETegucigalpa

La Policía Nacional disolvió este lunes varias protestas de pequeños grupos de personas en varias regiones del país contra el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, de quien exigían su salida del poder.

En Tegucigalpa, al menos cuatro manifestaciones, con la quema de neumáticos y la colocación de barricadas de piedras y depósitos móviles de basura, fueron dispersadas con bombas lacrimógenas por las fuerzas del orden.

Una de las protestas se produjo en el Bulevar Fuerzas Armadas, en el extremo oriental de Tegucigalpa, a un costado de la Universidad Pedagógica Nacional Francisco Morazán.

Desde el interior de la Universidad, algunos de los manifestantes lanzaban piedras contra los policías, quienes respondieron con bombas lacrimógenas, que inundaron de gas el interior del centro educativo y otros establecimientos cercanos.

En el populoso barrio El Pedregal, en el sur de la capital hondureña, jóvenes, algunos con su rostro cubierto, se enfrentaron con los policías durante varios minutos.

En principio, los manifestantes interrumpieron el tráfico con una barricada de pupitres en mal estado y dijeron que la protesta era para exigir nuevos muebles y otras necesidades que tiene la institución, pero después, en otro punto del mismo barrio, exigían la salida del presidente Hernández del poder.

Otras protestas, con pocas personas participando, se registraron en las salidas hacia el norte y oriente del país.

El sábado, sectores de oposición conformaron una "Coalición de unidad de oposición fuera dictadura", orientada a sacar del poder a Juan Orlando Hernández, luego de que el viernes, su hermano Juan Antonio "Tony" Hernández, fuera declarado culpable por narcotráfico, en el juicio que le fue abierto en Nueva York el pasado día 2.

"A partir de esta fecha, llamamos a todos los sectores, políticos, sociales y empresariales del país, a integrarse a esta Coalición de Unidad, contra la dictadura y el rescate de la patria", indicaron los promotores de la alianza política, el expresidente Manuel Zelaya y los excandidatos presidenciales Salvador Nasralla y Luis Zelaya.

En un comunicado, luego de una reunión en un hotel de Tegucigalpa, la Coalición señaló que "los acercamientos en este sentido, deberán iniciarse de forma inmediata, con todos los sectores y especialmente aquellos que expresan su voluntad de integrarse".

"A todo el pueblo a nivel nacional se le instruye a partir del día lunes 21 de octubre, a acciones de protesta de acuerdo a planes conjuntos y a las realidades de cada departamento (18) y municipio" (298), subraya la declaración.

En ninguna de las manifestaciones de hoy participaron los promotores de la Coalición.

Honduras arrastra una crisis política y social desde el 28 de junio de 2009, cuando fue derrocado el entonces presidente Manuel Zelaya, quien el 27 de enero de 2006 había asumido el poder bajo la bandera del Partido Liberal.

La crisis se agudizó a finales de 2017, luego de las elecciones generales del 26 de noviembre, en las que según la oposición Hernández se reeligió mediante un "fraude".

Desde entonces, Manuel Zelaya, coordinador general del Partido Libertad y Refundación (Libre), surgido luego de su derrocamiento, ha venido promoviendo una "insurrección popular" para sacar del poder a Juan Orlando Hernández.

El golpe de Estado fraccionó al centenario y conservador Partido Liberal, que desde 2009 fue relegado a segunda fuerza de oposición en el Parlamento, de lo que no se ha podido recuperar y continúa dividido internamente.