EFESantiago de Chile

"La política aún es dura para las mujeres", afirmó hoy la presidenta de Chile, Michelle Bachelet, en alusión a la crisis dentro de su gabinete ministerial que derivó el jueves en el relevo de su equipo económico, en medio de una lluvia de críticas.

La mandataria aceptó las renuncias de los titulares de Hacienda, Rodrigo Valdés, y de Economía, Luis Felipe Céspedes, después que ambos refutaran públicamente el rechazo que dio un Comité de Ministros al proyecto minero-portuario Dominga, por razones medioambientales.

"La política es una tarea que puede ser muy noble, como a veces muy perversa. Lo esencial es no perder nunca de vista el porqué uno entró a la política, porque es dura", sostuvo hoy Bachelet en una entrevista con la radio ADN.

La jefe del Estado chileno lamentó que en el quehacer político primen "los proyectos individuales, más que los colectivos", en relación a las declaraciones de sus salientes ministros sobre la desaprobación de un Comité de Ministros al proyecto Dominga la semana pasada, debido a que se ubicaría cerca de una reserva natural.

Mientras Céspedes se retiró de dicha reunión en clara señal de disgusto, Valdés, quien en su gestión trató de dinamizar la actividad ralentizada desde hace tres años, comentó que "hay algunos que no tienen el crecimiento como prioridad".

Desmarcándose de tales impresiones, Bachelet comentó el pasado martes que el crecimiento debe ir de la mano con el cuidado del medioambiente, alineándose con la luz roja al proyecto privado, que se edificaría en la región norteña de Coquimbo.

El ajuste ministerial fue el noveno de Bachelet en este mandato y según la mandataria, "siempre es difícil, porque estamos hablando de seres humanos y eso siempre es doloroso".

A menos de tres meses de las elecciones presidenciales y parlamentarias, cuando el Ejecutivo debe tomar decisiones clave en materia presupuestaria y de ajustes salariales al sector público, las críticas a la presidenta no se hicieron esperar.

Los dardos llegaron desde la oposición e incluso del oficialismo, apuntando a "la politización de la institucionalidad y la improvisación", apostilló la candidata democristiana a La Moneda para las elecciones del 19 de noviembre próximo, Carolina Goic.

Por su parte, el expresidente Sebastián Piñera, abanderado derechista y favorito de las encuestas para una nueva administración, dijo que "la verdadera solución a la mala gestión" de Bachelet no es un cambio de gabinete "sino que un cambio de Gobierno".

Tras este nuevo cambio de gabinete, que para algunos significó "el cierre anticipado de este Gobierno", Bachelet aseveró que "no se puede hablar de negocios sin hablar de sustentabilidad medioambiental en Chile".

"Estas no son palabras bonitas, sino hechos contundentes que demuestran que estamos haciéndonos cargos del desafío", agregó la máxima autoridad en la cena anual de la Sociedad Nacional de Minería, que se llevó a cabo la noche del jueves.

Bachelet añadió que armonizar crecimiento, cuidado ambiental y respeto a la ciudadanía "no son temas ideológicos", con lo que reafirmó una vez más uno de los pilares del programa que la trajo de vuelta al poder en 2014, como las políticas de conservación y medidas para mitigar los efectos del cambio climático.

La presidenta además dio la bienvenida en su discurso a los nuevos titulares de Hacienda y Economía, Nicolás Eyzaguirre y Jorge Rodríguez Grossi, respectivamente, quienes "ofrecen las garantías necesarias para cumplir con lo que hemos propuesto".

"No nos vamos a desviar de la responsabilidad fiscal, de un manejo macroeconómico serio", concluyó.