EFEMadrid

La presidenta del Senado de Chile, Ximena Rincón, aseguró este jueves que en su país cualquier ministro del Estado o el propio presidente de la República puede ser juzgado por sus actos hasta seis meses después de haber abandonado el cargo, por lo que "hay tiempo" para que, si el Parlamento así lo decide, se pueda someter a ese proceso a Sebastián Piñera.

La oposición chilena presentó la semana pasada una acusación para destituir a Piñera, por la polémica venta de un megaproyecto minero en un paraíso fiscal revelada en los Papeles de Pandora.

El proceso complicará los últimos meses en La Moneda del gobernante, quien terminará su segundo mandato no consecutivo en marzo de 2022, y el impacto en la carrera presidencial de cara a los comicios del 21 de noviembre es aún impredecible.

"La destitución o inhabilitación del presidente de Chile es una decisión que tiene que tomar el Parlamento", dijo Rincón hoy durante su participación en Madrid en la Tribuna organizada por EFE y Casa de América.

Rincón no quiso emitir su opinión sobre si existen antecedentes o no para poder "llevar a juicio" a Piñera, ya que "el rol del Senado es ser juez en esa decisión y de hacerlo podría ser causa de inhabilitación.

Según la presidenta del Senado, de acuerdo a los tiempos, "esto debiera saberse en los próximos sesenta días".

"Primero tiene que pasar por la Cámara de Diputados y una vez que ella de cuenta del proceso se informa al Senado que tiene un plazo delimitado por la Constitución para pronunciarse, va a depender del tiempo de la Cámara de Diputados cuando nosotros tengamos que pronunciarnos sobre esta materia", explicó.

Sin embargo, reiteró, "cualquier ministro de Estado o el propio presidente de la República puede ser juzgado por sus actos hasta seis meses después de haber abandonado el cargo, por tanto tiempo hay".

INFLUENCIA EN EL PROCESO ELECTORAL

Si la decisión sobre la situación de Piñera se produjera antes de las elecciones presidenciales en Chile, "sin lugar a dudas puede tener efecto sobre ellas, y creo que la discusión de la acusación constitucional va a contaminar mucho el debate electoral", afirmó Rincón.

"No le hace bien a la discusión política y al futuro del país el haber interpuesto ahora la acusación, desde el punto de vista de la forma, no en el fondo, pero ya está en debate, instalada", dijo.

Desde el punto de vista de los intereses del país la senadora confía en que se de el espacio suficiente para poder escuchar las propuestas de los candidatos presidenciales: " es necesario, siempre es bueno mirar al futuro y mirar hacia donde vamos, sin perjuicio de que nunca es bueno olvidar el pasado, porque los pueblos que olvidan la historia tienden a repetirla. Tendremos que tener la sabiduría de hacer las dos cosas".