EFESantiago de Chile

Una delegación formada por nueve parlamentarios de todos los partidos chilenos irá a La Haya para acompañar a la defensa de este país en los alegatos orales de la demanda presentada por Bolivia en busca de una salida al mar, informó hoy el canciller, Roberto Ampuero.

La fase de alegatos orales de la demanda que Bolivia presentó en 2013 buscando que la Corte Internacional de Justicia (CIJ) obligue a Chile a negociar y concederle un acceso soberano al Pacífico se desarrollará entre el 19 y el 28 de marzo.

Según el canciller, Chile "está en una situación extraordinaria para defender sus intereses ante la Corte Internacional de Justicia frente a la demanda de Bolivia".

"Quiero decir que tenemos argumentos sólidos, tenemos una posición coherente, la historia está de nuestra parte y además contamos con un equipo extraordinario de juristas nacionales e internacionales", sostuvo.

Añadió que "contamos con la participación y el acompañamiento de una delegación parlamentaria transversal de distintos sectores del país, de gobierno y oposición, que van a acompañar a esta defensa y que van a ir conmigo a La Haya para demostrar que todo Chile está detrás de nuestra posición, que se ajusta al derecho internacional y que hace valor al respeto a los tratados vigentes".

Entre los parlamentarios que irán a la Haya destacan la senadora socialista Isabel Allende, hija del fallecido presidente Salvador Allende, y José Miguel Insulza, excanciller, ex secretario general de la OEA y exagente de Chile para la demanda boliviana.

También Alejandro Guillier, excandidato presidencial de la centroizquierda, derrotado por Sebastián Piñera en las últimas elecciones, y Ricardo Lagos Weber, hijo del expresidente de Chile Ricardo Lagos, además de Jorge Pizarro, presidente de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado.

El jefe de la diplomacia chilena anunció además que este miércoles se reunirá con once de sus antecesores en el cargo y dijo que La Moneda está coordinando una reunión del presidente Sebastián Piñera con varios exmandatarios.

Explicó que en la reunión con sus antecesores "les informaré sobre los avances que nosotros hemos realizado, y además recibiré parte de su experiencia para representar de la mejor forma a Chile".

Roberto Ampuero subrayó que "con Bolivia no tenemos ningún tema limítrofe pendiente, esto quedó zanjado en forma definitiva y perpetua en el Tratado de 1904, quiero que los chilenos sepan que en este caso ante la demanda de Bolivia no está en discusión ni un centímetro cuadrado de soberanía chilena, eso es importante que los chilenos lo sepan".

"El tema que se va a discutir es sobre si Chile tiene o no la obligación de negociar con Bolivia", remarcó.

Bolivia perdió su acceso al Pacífico en una guerra del siglo XIX y en 1904, veinticinco años después del conflicto, ambos países suscribieron un tratado que, según Chile, resolvió todos los asuntos fronterizos pendientes.

El tratado obliga a Chile a permitir el libre tránsito de mercaderías hacia y desde sus puertos para el comercio marítimo de Bolivia y, según un informe oficial difundido el pasado día 8, sólo en la región de Arica y Parinacota se han invertido en la última década unos 215,5 millones de dólares en el marco del acuerdo.

Las inversiones comprenden cuatro áreas de infraestructura y servicios "de uso gratuito para el Estado y los privados bolivianos", que incluyen la carretera internacional Arica-La Paz, un nuevo complejo fronterizo en Chungará, un antepuerto o puerto seco y la reconstrucción del ferrocarril entre Arica y La Paz, según el informe.