EFETegucigalpa

El expresidente hondureño Porfirio Lobo le pidió este domingo al vocero de la Misión de Apoyo Contra Corrupción y la Impunidad en Honduras (MACCIH), Luiz Guimarães Marrey, que presente las pruebas sobre la denuncia del viernes en su contra en el sentido de que en 2009 habría recibido dinero de un narcotraficante para su campaña política.

La petición de Lobo la recoge una carta que hoy quiso entregar a Luiz Guimarães Marrey en las oficinas de la MACCIH, que depende de la Organización de los Estados Americanos (OEA), pero no fue recibida por los policías que resguardan la sede, quienes le explicaron que la Misión trabaja de lunes a viernes.

Lobo le preguntó a los policías si podían pasar su sobre con la carta para Guimarães Marrey "por debajo de la puerta" de la oficina, a lo que también le dijeron que no.

El viernes, la Unidad Fiscal Especial Contra la Impunidad de la Corrupción del Ministerio Público de Honduras (UFECIC-MP) presentó su duodécimo caso de corruptela en el país, denominado "Narcopolítica", en el que están implicadas doce personas, entre ellas el exministro de Obras Públicas Miguel Pastor, que además salpica al expresidente Lobo.

La investigación de la UFECIC-MP contó con la asistencia de la MACCIH, cuyo vocero leyó ante la prensa la nueva línea de investigación.

La UFECIC-MP presentó ante el Circuito Anticorrupción el requerimiento fiscal contra las doce personas, acusadas de "formar parte de un esquema que permitió el lavado de dinero del tráfico de drogas internacional a través de obras contratadas con el Estado hondureño, que en su mayoría no se realizaron".

La investigación surgió a partir de la declaración de Devís Leonel Rivera, hecha ante un juez de EE.UU., donde enfrenta juicio por narcotráfico, en la que manifestó que en el 2009 entró en contacto con el candidato presidencial del Partido Nacional, Porfirio Lobo, a quien le dio dinero para su campaña electoral.

Además, según Rivera, Porfirio Lobo le sugirió que "a cambio formaran empresas a las cuales, una vez ganada la elección para ocupar la Presidencia de la República, les pudieran dar contratos por parte del Estado".

Para ese fin, una vez logrado el propósito de llegar a la Presidencia, Porfirio Lobo nombra en Obras Públicas y Transporte a Miguel Pastor, y como director de Carreteras a Walter Noé Maldonado, quienes le otorgaron a la empresa INRIMAR, creada por Devís Leonel Rivera, 21 contratos por un monto de 68,3 millones de lempiras (2,7 millones de dólares), añade la denuncia.

El expresidente ha vuelto a rechazar hoy la denuncia y recalcó que no ha recibido dinero para su campaña de 2009, en la que fue electo.

Además, reiteró que la denuncia en su contra forma parte de un "pacto de impunidad" entre el presidente hondureño, Juan Orlando Hernández y el secretario general de la OEA, Luis Almagro.

Lobo subrayó que si la MACCIH es la que "escoge los y fiscales (...), ¿qué garantías puede tener usted de que se aplicará verdaderamente la ley?"

"Aquí todos sabemos que hay dos que tienen inmunidad, la MACCIH tiene inmunidad, pueden hacer lo que quiera, y hay otro que dice por ahí caigan todos menos yo, ustedes también lo conocen, no me digan que no lo conocen, eso es el JOHLA, Juan Orlando Hernández-Luis Almagro, pacto de impunidad", dijo el exgobernante.

Lobo adujo que quería entregarle hoy la carta al vocero de la MACCIH, porque mañana tiene que trabajar en sus tierras en el oriental departamento de Olancho, donde "ya comenzó la siembra", recordando que él es un productor agrícola, además de ganadero.

También señaló que no le importa que "nos acusen a todos los que quieran" o "que nos metan presos", pero que si Guimarães Marrey "quiere irse con honra de aquí de Honduras, que meta un caso de este gobierno y que no me vengan con cuentos de que no han tenido tiempo de investigar".

Guimarães Marrey cesará en junio el período de un año por el que asumió la MACCIH en 2018, en sustitución de su primer vocero, el peruano Juan Jiménez, quien renunció por diferencias con Almagro.

Lobo también reiteró que los fundamentos de la UFECIC y la MACCIH contra su esposa, Rosa Elena Bonilla, capturada el 28 de enero de 2018 y encarcelada ese mismo día por presuntos actos de corrupción cuando fue primera dama, "son falsos".

Un hijo del expresidente, Fabio Lobo, también implicado en el caso denunciado el viernes por la UFECIC, guarda prisión desde 2015 en Estados Unidos, donde enfrenta juicio por narcotráfico.