EFEBuenos Aires

El expresidente argentino Mauricio Macri (2015-2019) acusó a su antecesora en el Ejecutivo, la actual vicepresidenta Cristina Fernández, de querer "demoler" el sistema institucional en el país suramericano.

"Tenemos a la vicepresidenta con un poder central en la política argentina, que tiene una agenda y vive el día entero viendo cómo demuele un sistema institucional que, de por sí, ya no es todo lo sólido que debería ser", aseveró.

Al participar del XIII Foro Atlántico "Iberoamérica y el mundo: desafíos postpandemia", organizado por la Fundación Libertad, Macri afirmó que el sistema institucional está bajo un "ataque diario" a través de una mayoría oficialista en el Senado absoluta, que va planteando reformas, la última de ellas para designar al jefe de los fiscales.

Según el exmandatario, la "idea que está llevando adelante la vicepresidenta", con "apoyo del presidente", es cambiar la mayoría especial que se requiere para nombrar a un nuevo fiscal y "poner un fiscal militante con el poder de instruir y eso empieza a hacer colapsar todo el sistema de garantías en Argentina".

Por otra parte, Macri, quien hace un año perdió las elecciones presidenciales frente al peronista Alberto Fernández, negó que en su Gobierno hubiera ordenado actividades de espionaje ilegal, algo que es objeto de varias causas judiciales en curso.

Desde su óptica, estas investigaciones son "claramente un ajuste de cuentas, un querer equilibrar situaciones procesales que tiene la expresidenta" Cristina Fernández, quien gobernó Argentina entre 2007 y 2015 y es investigada en varias causas por presuntas irregularidades durante su gestión.

"Nosotros nunca hemos hecho espionaje ilegal. En mi gobierno eso no existió", aseguró.

Por otra parte, Macri sostuvo que, en el contexto de la pandemia de la covid-19, este año hubo "decisiones extremas del Gobierno" que, bajo la "emergencia", dictó decretos para prohibir la circulación de las personas y hubo "abuso de autoridad" policial.

Lamentó además que la Justicia y el Parlamento han funcionado sólo virtualmente y habló del "desastre" que ha significado para la economía la "cuarentena eterna" en Argentina.

Macri vaticinó que el de Fernández "va a ser el último Gobierno populista" de Argentina e hizo votos para que la coalición que integra, Juntos por el Cambio, "vuelva al poder" y que surja un peronismo "renovado y modernizado después del fracaso al cual está yendo".