EFEBuenos Aires

El presidente de Argentina, Mauricio Macri, pidió hoy, en un acto electoral en Buenos Aires, decir "basta a las mafias, la corrupción, la extorsión y la prepotencia" y apostar por el "diálogo", al tiempo que afirmó que "los cómplices" de lo que "sucedió" en el kirchnerismo deben ir "todos presos".

"Ojo con aquellos que son cómplices de lo que sucedió la década pasada. Ojo con aquellos que creen que desde la política, la justicia, el empresariado y el sindicalismo se puede ser socio del narcotráfico. Van a terminar como los narcos. ¡Todos presos, todos presos!, clamó ante miles de simpatizantes el jefe de Estado.

En un estadio del barrio porteño de Caballito, Macri participó del acto de cierre de campaña de los candidatos que el frente oficialista Cambiemos presenta por Buenos Aires a la Cámara de Diputados, de cara a los comicios legislativos del próximo domingo.

Para el jefe de Estado, lo iniciado desde que se puso al frente del país -en diciembre de 2015, tras los Ejecutivos de Néstor Kirchner (2003-2007) y Cristina Fernández (2007-2015), "es solo el principio de un largo camino" donde cada día se va a estar "un poco mejor", con "coraje" y sin "miedo".

"Porque nosotros somos mayoría, los que queremos vivir de frente, mirándonos a los ojos, los que decimos basta a las mafias, la corrupción, la extorsión y la prepotencia. Vamos con el trabajo y el diálogo", añadió.

En este sentido, Macri dijo sentirse "muy contento" porque el "narcotráfico está en retroceso" en el país y se ha empezado a echar a los responsables de ese delito en Argentina, así como a recuperar "la tranquilidad en los barrios".

"Es un largo camino pero vamos muy bien. Y ahí sí que no vamos a parar", aseveró.

Respecto a la jornada electoral del domingo, en la que se renovarán un tercio de la Cámara de Senadores (24 bancas) y la mitad de la de Diputados (127), el mandatario dijo que será "un día de fiesta" como cada vez que se puede expresar "en libertad", ejerciendo la "libertad democrática".

"Vamos a poder expresar hacia el resto del país y el mundo entero que en Argentina se está produciendo un cambio en serio, basado en que aprendimos de los errores que hemos cometido y que ahora vamos a hacer este progreso sobre bases sólidas", sentenció.

Auguró que "en unos años, cuando no sea más presidente" y se encuentre a la gente les dirá "mirándoles a los ojos": "Lo hicimos juntos. Fuimos de verdad la generación que cambió la historia para siempre".

Por su parte, la diputada Elisa Carrió, primera candidata por "Vamos juntos" -marca de Cambiemos en la terna electoral porteña- y que en las primarias legislativas del 13 de agosto obtuvo una holgada mayoría de votos -uno de cada dos electores de Buenos Aires votó por ella-, apostó por que el próximo fin de semana sea "el triunfo de la paz"

"La única unidad revolución posible en el mundo armamentista nuclear y la única unidad posible es la no violencia. Llegó la hora de sustituir al Che (Guevara) por (Nelson) Mandela y por (Mahatma) Gandhi", remarcó Carrió, conocida especialmente por las denuncias que en los últimos tiempos ha presentado por presunta corrupción contra miembros del kirchnerismo.

"Qué la Argentina tenga una matriz moral y luche contra la corrupción. Que tenga una matriz republicana y haya división de poderes y justicia independiente y tenga prosperidad y desarrollo económico y qué los pobres dejen de ser pobres para pasar a ser clase media", deseó.

Carrió abogó también por "reconstruir" la "cultura y la educación" y luchar contra prepotencia y "en contra de los ladrones", a favor de una Argentina "que lidere la región por sus valores de libertad justicia democracia y prosperidad económica social y cultural".

En las primarias de agosto, Cristina Fernández fue la precandidata al Senado más votada en la provincia de Buenos Aires -principal distrito electoral-, con una diferencia de apenas 0,21 puntos sobre el candidato del Gobierno, Esteban Bullrich, aunque diversas encuestas apuntan a que los resultados del día 22 se inclinarán en territorio bonaerense y en todo el país a favor del oficialismo.