EFESantiago de Chile

En medio de la debacle de la derecha chilena en las pasadas elecciones constituyentes, una figura política del ala más firme de este sector se salvó del naufragio y concitó la segunda mayoría de votos a nivel nacional y la primera entre las mujeres para integrar el órgano que redactará la nueva Carta Magna: la abogada y exministra Marcela Cubillos.

La que fuera titular de las carteras de Medio Ambiente (2018) y Educación (2018-2020) del actual Gobierno de Sebastián Piñera será la bandera de la derecha en la convención de 155 constituyentes que diseñará un nuevo modelo de país, órgano en el que dará la batalla cultural a la izquierda y tratará de consagrar las libertades individuales, según contó en una entrevista con Efe.

No lo tendrá fácil esta viñamarina de 54 años, ya que el bloque de derechas apenas obtuvo 37 escaños en la convención, lejos del tercio que aspiraba a lograr para poder tener una presencia decisiva en el debate y vetar aquellas disposiciones contrarias a sus postulados, cercanos a mantener el modelo neoliberal que ampara la actual Constitución, promulgada en la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990) e ideada por el exsenador Jaime Guzmán, fundador de la Unión Demócrata Independiente (UDI) en la que milita Cubillos.

LA DERECHA SE DEBILITA CUANDO ABRAZA EL POPULISMO

Pregunta (P): ¿A qué atribuye su éxito personal en las pasadas elecciones constituyentes del 15 y 16 de mayo en medio de un resultado tan negativo para la derecha?

Respuesta (R): Pienso que la gente que me votó valora que tengo convicciones y las expongo con tolerancia, sin complejos, sin atrincheramiento ni rendiciones, y promuevo desde las ideas de la libertad un proyecto político reconocible, y eso genera confianza.

P: ¿A qué se debe la crisis de la derecha chilena, que obtuvo menos escaños de los esperados en las constituyentes y perdió un buen número de alcaldías en las elecciones municipales de ese mismo fin de semana?

R: La centroderecha dejó de dar hace muchos años la batalla cultural promoviendo sus ideas de libertad, desarrollo y progreso para Chile. Y cuando ha gobernado se ha convencido que basta la gestión sin cruzarse en el debate ideológico. Y peor aún, muchas veces se ha conformado con abrazar propuestas populistas de izquierda, que a la luz de los resultados de esta elección, solo se confirmó lo que siempre ocurre. Cuando te sumas a sus ideas, es la izquierda la que se fortalece y la centroderecha se debilita.

LIBERTAD INDIVIDUAL Y SOLUCIONES PRIVADAS A PROBLEMAS PÚBLICOS

P: ¿Qué principios quiere incluir en la nueva Constitución?

R: La Constitución debe cumplir el rol de limitar el poder para evitar que la política lo invada todo y garantizar así la libertad de los ciudadanos. Entre muchas materias, señalo algunas que me parecen relevantes: debe existir un estatuto de derechos del ciudadano que lo empodere frente a la administración del Estado y le permita exigir siempre un buen servicio. En materia de derechos sociales, la Constitución debe establecer un mandato al legislador para que regule la forma de avanzar en su protección y debe garantizar la provisión mixta, es decir que puedan haber soluciones privadas a problemas públicos.

Me parece fundamental fortalecer libertades individuales, por ejemplo, libertad de enseñanza, libertad de afiliación, libertad de emprender, libertad de trabajo. También se debe mantener y fortalecer la autonomía de instituciones esenciales como el Poder Judicial, Banco Central, Contraloría General de la República.

P: ¿Cree que alguna de estas ideas podrán verse plasmadas en la nueva Constitución teniendo en cuenta la baja representación lograda por la derecha en la convención?

R: Ningún sector político tiene los dos tercios para escribir solos la Constitución. Por tanto, los resultados electorales hacen imprescindibles los acuerdos para poder avanzar. Y nunca he creído que vaya a haber estructuras rígidas que voten de la misma manera durante todo el proceso.

CÓMO HACER QUE LOS CHILENOS SE IDENTIFIQUEN CON EL NUEVO TEXTO

P: Los constituyentes progresistas, independientes y de partidos de izquierdas se pronuncian a favor de modificar el rol del Estado, para que pase de ser subsidiario a de bienestar social, ¿cómo vería usted este cambio?

R: Cuando se inicie el trabajo de la convención las consignas electorales deberán dar paso a propuestas y articulados. El rol del Estado debe ser permitir y ayudar a que cada persona pueda alcanzar su propio proyecto de vida, sin ponerle trabas que se lo dificulten, o impida el ejercicio de la libertad individual.

P: Las pasadas elecciones tuvieron una baja participación y votaron menos de 6,5 millones de chilenos. Sin embargo, la propuesta de Constitución que se elabore será sometida a referéndum de voto obligatorio en el que tendrán que sufragar también los otros 8,5 millones de personas que no acudieron a las urnas. ¿Cómo se elabora un texto en estas circunstancias?

R: El proceso constituyente debe tener siempre claro que al término de un año de trabajo el texto será sometido a plebiscito. Es decir, los acuerdos no solo son esenciales para avanzar sino también para garantizar una identificación de la mayoría de los chilenos con el texto que se proponga.

Rubén Figueroa