EFESao Paulo

La candidata presidencial ecologista Marina Silva asumió hoy que hará "oposición" después de pasar de ser la tercera más votada en las dos últimas elecciones brasileñas con unos 20 millones de votos a ocupar la octava posición en los comicios de este domingo con apenas un millón de sufragios.

"Independientemente de quién sea vencedor, estaremos en la oposición. Brasil necesita de una oposición democrática", afirmó la aspirante por Rede a la Presidencia de Brasil tras conocer los resultados oficiales de las elecciones.

Silva empezó la carrera presidencial con un apoyo de alrededor del 15 %, según los sondeos de opinión, pero con el paso de las semanas fue perdiendo simpatías hasta recibir apenas un 3 %.

Sin embargo, los resultados de hoy han sido todavía peores ya que la ecologista consiguió un 1 % de los votos, según los resultados oficiales con un 98,26 % del censo escrutado.

Silva dijo que harán una "evaluación" después del fracaso electoral, pero aclaró que ella nunca trató los millones de votos que recibió en 2010 y 2010 como "capital" ni como "herencia".

"Sabía que esta elección sería muy difícil. Hicimos una buena lucha y mantuvimos nuestra coherencia", expresó.

La exministra en el Gobierno de Luiz Inácio Lula da Silva no desveló si apoyará al ultraderechista Jair Bolsonaro o al progresista Fernando Haddad, quienes se medirán en una segunda vuelta el próximo día 28.

"Aún vamos a discutirlo, haremos una discusión, pero lo que sí podemos decir es que no tenemos identificación con ningún proyecto autoritario", manifestó.

La ambientalista subrayó que están "muy preocupados" con "lo que se avecina" para Brasil, y alertó sobre la "amenaza ambiental" y las visiones contrarias a cuidar la naturaleza que "parecen prevalecer cada vez más".