EFEMéxico

Haciendo valer su larga tradición de asilos políticos, el Gobierno de México anunció este lunes que refugiará en su territorio por "razones humanitarias" al presidente renunciante de Bolivia, Evo Morales, quien dimitió este domingo al cargo por sugerencia de los militares.

Tras ofrecer ayer asilo político a Morales, el Gobierno mexicano estuvo esperando una respuesta durante la mañana de hoy a la vez que criticaba a la Organización de Estados Americanos (OEA) por su "silencio" ante el "golpe de Estado" en Bolivia.

"Les informo que hace unos momentos recibí una llamada del presidente Evo Morales mediante la cual ha respondido a nuestra invitación y solicitó verbalmente y formalmente el asilo en nuestro país", informó por la tarde el canciller mexicano, Marcelo Ebrard, en una conferencia de prensa urgente en Ciudad de México.

El secretario de Relaciones Exteriores expresó que México "ha decidido conceder asilo por razones humanitarias" a Morales "en virtud de la urgencia que afronta en Bolivia, donde su vida e integridad corren peligro".

Ebrard, quien no aceptó preguntas de la prensa ni aclaró el paradero del político boliviano, explicó que ya solicitó al Ministerio de Relaciones Exteriores de Bolivia que otorgue a Morales un salvoconducto para salir del país.

Asimismo, pidió "garantías de que la vida, integridad personal y libertad del señor Evo Morales no serán puestas en peligro y que podrá ponerse en seguridad".

"Nuestra tradición ha sido siempre por la protección a los perseguidos políticos", reivindicó Ebrard, quien dijo que el otorgamiento de asilo es un derecho soberano del Estado mexicano acorde con sus principios de "proteger los derechos humanos y respetar la autodeterminación de los pueblos".

A lo largo de su historia, México ha refugiado a destacadas personalidades políticas como el italiano Giuseppe Garibaldi, el cubano José Martí o el peruano Víctor Raúl Haya, y ha sido tierra de asilo para miles de personas que huyeron de las dictaduras fascistas de España y de Suramérica.

REACCIONES ENCONTRADAS

Cerca de 250 simpatizantes del presidente renunciante de Bolivia, Evo Morales, se concentraron este lunes ante la embajada del país en la capital mexicana para condenar lo que consideran un golpe de Estado y celebrar el asilo al político boliviano en México.

"Evo, amigo, México está contigo", "Bolivia vive, la lucha sigue", "Bolivia aguanta, el pueblo se levanta" y "Los pueblos unidos jamás serán vencidos" fueron algunos de los cánticos que corearon los manifestantes ante la sede diplomática, situada en el acomodado barrio de Anzures.

Sin embargo, el derechista Partido Acción Nacional (PAN), líder de la oposición en México, arremetió contra el ofrecimiento de refugio a Morales y exigió al Gobierno que no dé asilo a "dictadores".

"Nuestro rechazo a la decisión del Gobierno de México de dar asilo a quien violentó la voluntad popular para perpetuarse en el poder", expresó a través de Twitter el líder del PAN, Marko Cortés.

El asilo a Evo Morales es la decisión más relevante en política exterior del Gobierno del izquierdista Andrés Manuel López Obrador, quien desde que asumió el poder el 1 de diciembre ha apostado por una política de "no intervención" en otros países.

Este domingo, Morales anunció la repetición de las elecciones presidenciales después de que la OEA detallara numerosas irregularidades en los comicios del pasado 20 de octubre, en los que resultó reelegido por un cuarto mandato.

Pero poco después, y ante las sugerencias de policías y militares, Morales confirmó su renuncia a la Presidencia después de casi 14 años en el poder, en un video desde algún lugar indeterminado.

El Parlamento de Bolivia recibió este lunes la carta de renuncia de Morales a la Presidencia, en la que indica que con decisión busca "evitar" la violencia y expresa su deseo de que retorne la "paz social" al país.

Las protestas en Bolivia han dejado al menos tres muertos y más de 400 heridos en enfrentamientos entre seguidores de Morales y quienes lo acusaban de perpetuarse en el poder.

La casa de Morales en la ciudad boliviana de Cochabamba, en el centro del país, sufrió destrozos a manos de desconocidos horas después de que el domingo anunciara su dimisión.

El presidente electo de Argentina, el peronista Alberto Fernández, dijo que Perú decidió abrir su espacio aéreo a un avión de México que irá a buscar a Evo Morales.