EFEManagua

El alcalde de la ciudad de Masaya en Nicaragua, Orlando Noguera, miembro del oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), y señalado entre los responsables de la “Operación Limpieza”, que dejó decenas de opositores muertos en 2018, falleció a los 70 años, informó este martes el gobierno municipal.

Las razones y la fecha del fallecimiento no fueron reveladas por la Alcaldía de Masaya, que reconoció el deceso de Noguera públicamente luego de dos semanas de rumores sobre su destino.

La muerte del alcalde era un rumor muy extendido desde el 23 de mayo pasado, así como su supuesta hospitalización por padecer de COVD-19, lo que las autoridades no han confirmado.

Noguera, junto con el segundo jefe de la Policía de Nicaragua, Ramón Avellán, son calificados por la oposición como dos de los mayores responsables por la muerte de decenas de disidentes de Masaya, en julio de 2018, luego de que estos declararon la ciudad como “territorio libre del dictador”, en referencia al presidente Daniel Ortega, quien gobierna desde 2007.

Producto de los ataques armados a dicha ciudad, y sus resultados, Avellán recibió sanciones económicas de Estados Unidos, Canadá, la Unión Europea y Reino Unido, por “graves violaciones a los derechos humanos”, que no alcanzaron a Noguera.

“Compañero Orlando Noguera Vega, ¡Masaya entera te grita presente! La patria agradecida, Alcaldía de Masaya”, publicó en sus redes sociales el gobierno municipal de la ciudad, ubicada a 28 kilómetros al sureste de Managua.

El agradecimiento expresado en la Alcaldía no fue compartido por todos los pobladores de Masaya.

Exreos “políticos” de la ciudad, como Yubrank Suazo y Christian Fajardo, coincidieron en que Noguera se escapó de la justicia terrenal, y que “tendrá que pagar” ante Dios, por lo ocurrido en Masaya.

Fajardo fue más allá y aseguró que Noguera “será recordado como alcalde asesino”.

Nicaragua atraviesa una profunda crisis sociopolítica que ha dejado cientos de muertos, presos o desaparecidos, y más de 100.000 exiliados, desde el levantamiento popular de 2018 contra Ortega, quien dice haber sido víctima de un “golpe de Estado fallido”.

El país centroamericano no vivía una crisis similar desde la década de 1980 a 1990, también con Ortega como presidente.