EFEManagua

Medios de comunicación oficialistas de Nicaragua mostraron este sábado fotografías del líder opositor convicto Félix Maradiaga, un día después de que su esposa y organismos humanitarios lanzaron un SOS por su estado de salud, al conocer su disposición de hacer huelga de hambre en reclamo por el trato recibido en prisión, y de mostrar un retrato hablado en el que el disidente se notaba demacrado y con tez amarilla.

Según dichos medios, Maradiaga fue trasladado de su prisión al Complejo Judicial de Managua, para escuchar la sentencia de un juez que no fue identificado, quien corroboró el fallo del 2 de febrero pasado, en el que el judicial Félix Salmerón Moreno lo condenó a 13 años cárcel e inhabilidad de ocupar cargos públicos, por el delito de conspiración para cometer menoscabo a la integridad nacional en perjuicio del Estado de Nicaragua y de la sociedad.

En las imágenes se observó a un Maradiaga delgado, pálido y de cara afilada, más parecido al retrato hablado exhibido en la víspera por su esposa, la periodista Berta Valle, que al hombre mestizo y corpulento que se hizo famoso por denunciar los supuestos abusos del presidente Daniel Ortega ante el Consejo de Seguridad de la ONU en 2018, y que fue arrestado en 2021 tras anunciar su interés de competir con el dirigente sandinista por la Presidencia.

Los medios oficialistas no informaron si Maradiaga inició una huelga de hambre el 21 de junio pasado, tal como el líder opositor había avisado a sus familiares en la más reciente visita a prisión, el día 10 del mismo mes.

Horas después el Canal 4 de televisión mostró un vídeo en el que una persona, aparentemente periodista, increpa a Maradiaga y lo acusa de mentir sobre su salud.

“No sé a qué se refiere, nosotros vivimos en un aislamiento total, el penal en el que estamos no permite ningún tipo de noticias del exterior”, respondió el opositor, quien tras la insistencia, señaló: “Yo siempre he hablado con la verdad, este ha sido un juicio político”. Al decir eso, el disidente fue interrumpido, ante lo cual, dijo: “No voy a responder a sus preguntas porque no entiendo a qué se refiere”.

EL SOS PREVIO

Ayer viernes Valle hizo un llamado público para presionar al Gobierno a informar si su esposo finalmente había iniciado la protesta pacífica, debido a que Maradiaga forma parte de un grupo de “presos políticos” de los que se tiene poca información, dadas las restricciones en las que se encuentran.

La periodista, quien vive en el exilio, afirmó que el retrato hablado era la única forma de tener una idea de la apariencia de su esposo, a quien no ve desde septiembre de 2019, nueve meses antes de su captura.

El Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh) sostuvo ayer mismo que Maradiaga, al igual que más de 70 “presos políticos” presos en la cárcel conocida como “El Chipote”, sufre interrogatorios constantes y torturas, así como encierro absoluto e insalubridad, en un calabozo, “obligarlo a convivir con ratas, hormigas, cucarachas, con toda esa cantidad de insectos que existen en ambientes insalubres”.

A su vez, la directora de Amnistía Internacional América Latina, Erika Guevara Rosas, hizo “un contundente llamado a la comunidad internacional para redoblar esfuerzos e impongan medidas para que cese la represión” en Nicaragua, país que “enfrenta una de las peores crisis hoy en el mundo en materia de derechos humanos”.

En Nicaragua unas 190 personas que están bajo arresto son consideradas “presos políticos”.

El país centroamericano vive envuelto en una crisis sociopolítica que se inició en 2018, cuando Ortega mandó a reducir las masivas manifestaciones contra su Gobierno con ataques armados que, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) dejó 355 muertos ese año, de los cuales el presidente reconoció 200.