EFECaracas

La oposición venezolana acusó este miércoles al Gobierno de Nicolás Maduro de ocultar la cifra real de muertos por el nuevo coronavirus, al tiempo que llamó a los ciudadanos a extremar las medidas de bioseguridad y mantenerse en casa siempre que la situación lo permita.

"Lamentablemente, Nicolás Maduro sigue mintiendo, sigue manipulando la data de casos positivos y la data de mortalidad (por coronavirus)", dijo en una rueda de prensa virtual el diputado opositor José Manuel Olivares.

De acuerdo con el legislador, exiliado en Colombia desde finales de 2018, en Venezuela han muerto por complicaciones derivadas de la enfermedad al menos 130 personas, 59 más de las que reportan los informes oficiales.

Según el último parte gubernamental, ofrecido el martes por el vicepresidente de Comunicaciones, Jorge Rodríguez, en Venezuela han muerto 71 de las 7.693 personas que se han contagiado de COVID-19.

"Hay una manipulación de la (tasa de) mortalidad para intentar decirle no sé a quien, hacerle ver, que tienen controlado el tema (del nuevo coronavirus) en Venezuela", dijo hoy al respecto Olivares.

El opositor precisó, como soporte a su denuncia, que el Gobierno oculta la causa real de muerte de algunas personas, y usó como ejemplo los recientes decesos, que aseguró se debieron al nuevo coronavirus, de un paramédico en Caracas y otro hombre en el sureño estado de Bolívar, que colinda con Brasil.

Olivares también dijo que la tasa de contagio en los estados fronterizos es mayor en las ciudades venezolanas que en las colombianas, por cuanto puso en duda que la mayoría de los contagios en el país, tal y como lo ha señalado el propio Maduro, tengan un origen "importado".

"Los venezolanos que vuelven a nuestro país -casi 60.000, según dice el Gobierno- se enferman en territorio venezolano", aseguró.

Asimismo, pidió que se descentralice el análisis de las pruebas PCR para detectar el virus SARS-CoV-2, que hoy hace una sola institución en el país, y aseveró que hay otros 16 laboratorios listos para sumarse a los esfuerzos, lo que permitiría encontrar "diagnósticos tempranos".

Venezuela detectó sus primeros casos del nuevo coronavirus a mediados de marzo, y desde el día 17 rige en el país una cuarentena que se ha flexibilizado algunas veces para permitir un respiro a la economía.

Sin embargo, Efe ha podido constatar que muchos comerciantes y trabajadores han roto la cuarentena casi desde el inicio de la misma para, según dijeron, evitar la quiebra.