EFEManagua

El líder opositor nicaragüense Juan Sebastián Chamorro afirmó este sábado que recibe como "elogios" los ataques del oficialismo, que lo acusan de "traidor a la patria" por apoyar la suspensión de financiamiento del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) al Gobierno local.

"Que me llamen traidor a la patria por amarla es un elogio viniendo de una dictadura", dijo Chamorro, quien forma parte de la opositora Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia, contraparte del Gobierno en las negociaciones para encontrar una salida a la crisis de Nicaragua.

El opositor respondió de esa manera a una solicitud de firmas, en las que grupos oficialistas exigen su retiro de la mesa de negociación, y lo acusan de "criminal, golpista, terrorista", así como de "traidor a la patria".

La iniciativa oficialista surgió luego de que Chamorro apoyó públicamente la anulación de un financiamiento del BCIE a la Policía Nacional, debido a su participación en supuestas violaciones a los derechos humanos en la crisis sociopolítica que ha dejado cientos de muertos.

El líder opositor afirmó que su "compromiso con la justicia y la democracia es inquebrantable", luego de confirmar que está de acuerdo con que el BCIE suspenda relaciones con la Policía, cuyo jefe, Francisco Díaz, recibió sanciones económicas internacionales en 2018 tras ser relacionado con actos de corrupción y violación de derechos humanos.

Los ataques del oficialismo y del Gobierno de Nicaragua hacia la oposición arreciaron en las últimas semanas, luego de que Estados Unidos impuso sanciones económicas a Laureano Ortega, hijo del presidente Daniel Ortega y de su esposa, la vicepresidenta Rosario Murillo.

Estados Unidos también sancionó al Banco Corporativo (BanCorp), una entidad financiera vinculada a los sandinistas.

Previamente había establecido sanciones a la vicepresidenta Murillo y su consuegro Francisco Díaz, quien es además el jefe de la Policía Nacional.

Otros allegados a Ortega sancionados son el asesor de seguridad nacional del mandatario, Néstor Moncada Lau; al tesorero del oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), Francisco López; al expresidente del Consejo Supremo Electoral, Roberto Reyes; y al secretario general de la Alcaldía de Managua, Fidel Moreno.

El Gobierno ha solicitado a la Alianza la emisión de una petición conjunta a la comunidad internacional para que suspenda las sanciones, pero la oposición insiste en que no lo hará mientras el Ejecutivo no honre su compromiso de liberar a los "presos políticos", respetar la Constitución", garantizar justicia a las víctimas de la crisis y dar paso a la democracia.

Nicaragua atraviesa una grave crisis sociopolítica que, desde el estallido social de abril de 2018, ha dejado 325 muertos, según la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), aunque organismos locales elevan la cifra a 568 y el Gobierno reconoce 199.