EFELima

El general en retiro Walter Martos fue designado este jueves como nuevo presidente del Consejo de Ministros de Perú con la tarea de enfrentar la grave crisis económica, sanitaria y política que tiene el país en medio del recrudecimiento de la pandemia de la COVID-19.

Martos, quien hasta la fecha era ministro de Defensa, juró al cargo junto con su gabinete de ministros en reemplazo del jurista Pedro Cateriano, cuya investidura fue denegada este martes de manera sorpresiva por el Congreso, en una decisión que abrió una grave crisis política en el país, al obligarlo a renunciar tan solo 19 días después de asumir el cargo.

El nuevo Primer Ministro, un general en retiro del Ejército peruano de 62 años, ha tenido durante los últimos meses una participación muy activa, y gran presencia mediática, en la lucha contra la epidemia en Perú, el séptimo país en el mundo y el tercero en Latinoamérica con más casos detectados de la enfermedad.

GENERAL EN EL FRENTE

Martos, ministro de Defensa desde octubre pasado, se convirtió en los últimos meses en portavoz de las acciones del Gobierno, al participar en numerosas actividades públicas de apoyo y control sanitario en todo el país.

A pesar de ello, según medios locales, el presidente Martín Vizcarra pensó en un primer momento en ofrecerle la presidencia del Consejo de Ministros a la ministra de Salud, Pilar Mazzetti, quien decidió seguir liderando las acciones sanitarias contra la COVID-19.

Durante su carrera militar, Martos ocupó, entre otros cargos, las jefaturas de Estado Mayor del Ejército y de Estado Mayor de las Fuerzas Armadas, fue director de la Escuela Superior de Guerra y Comandante General de la Región Militar del Norte.

Es licenciado y maestro en Ciencias Militares, en Planeamiento Estratégico y Toma de Decisiones, y doctor en Gestión y Desarrollo del Instituto Científico y Tecnológico del Ejército peruano.

En su reemplazo en Defensa se designó al también general en retiro del Ejército Jorge Chávez, quien hasta ahora era jefe del Instituto Nacional de Defensa Civil (Indeci).

SOLO CUATRO CAMBIOS

Durante el juramento, tomado en el Palacio de Gobierno de Lima, el presidente Vizcarra ratificó a la mayoría de ministros, con cambios solo en cuatro carteras, en su mayoría ocupadas por personajes que llegaron con Cateriano.

Además del ingreso de Chávez en Defensa, Javier Palacios reemplazó a Martín Ruggiero en Trabajo, Luis Inchaustegui a Rafael Belaunde en Energía y Minas, y Rosario Sasieta a Gloria Montenegro en el Ministerio de la Mujer. Estos tres ministros son abogados.

El nuevo gabinete que preside Martos deberá ahora solicitar el voto de confianza del Congreso, donde un sector importante de legisladores rechaza los planteamientos de reactivación económica del Gobierno, al que acusa de ser "pro-empresa", y también la forma en que se combate a la COVID-19, que se ha recrudecido desde que el pasado 1 de julio finalizó la cuarentena nacional.

Los analistas señalan, sin embargo, que el principal punto de conflicto será la ratificación de Martín Benavides como ministro de Educación, ya que su permanencia fue considerada el principal motivo para que muchos legisladores votaran en contra de Cateriano.

CRISIS SORPRESIVA

Vizcarra aseguró el martes que esa decisión se tomó por "intereses particulares" de legisladores que exigían la salida de Benavides, al que cuestionan por su anterior gestión al frente de la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria (Sunedu).

Además, las bancadas opositoras criticaron la gestión de la ministra de Economía y Finanzas, María Antonieta Alva, otra de las ratificadas este jueves, a la que acusan de implementar un plan de recuperación económica que favorece a la empresa privada.

Al mantener a Benavides y a Alva, Vizcarra ratificó su posición de rechazar cualquier negociación que implique un cambio en las líneas principales de su gestión, que plantea el impulso de la reforma universitaria y la reactivación de una economía duramente golpeada por las restricciones para enfrentar al coronavirus.

SUPERAR ENFRENTAMIENTO

Tras el juramento, Vizcarra convocó a una reunión del Consejo de Ministros, en la que aseguró que Martos es "una persona que con su trabajo ha demostrado su compromiso con Perú y su disposición para desplegar todos sus esfuerzos en favor de la patria".

"No hay tiempo que perder, la población necesita y exige nuestra entrega total, y así lo haremos, con el mismo compromiso de siempre" remarcó antes de señalar que este "no es un momento para la división, sino para la unidad y el consenso".

En referencia a la crisis política, Vizcarra dijo que las autoridades tienen "el deber" de estar "muy por encima de cualquier diferencia circunstancial", por lo que pidió "voltear la página de las diferencias y continuar trabajando por el bien de todos los peruanos".

"Esta pandemia no da tregua", remarcó antes de pedir a todas las autoridades elegidas "trabajar juntos y no poner obstáculos".

"PACTO PERU"

El gobernante anunció que en los próximos días se celebrará una reunión de su plan de consenso denominado "Pacto Perú", en la que se plantearán acuerdos para la creación de un sistema unificado de salud y garantizar la calidad educativa en el país.

Además, se buscará "promover el crecimiento económico sostenible y las inversiones", continuar con la reforma política y del sistema judicial, y luchar contra la pobreza y la pobreza extrema.

Vizcarra aseguró que la intención del "Pacto Perú" es alcanzar "los consensos necesarios para llegar al bicentenario" de la independencia, que se celebrará el 28 de julio de 2021.

Mientras tanto, anunció que el primer tema de agenda del gabinete renovado es la lucha contra la pandemia, que ha generado "una crisis que no tiene precedentes en la historia" peruana, según dijo.

David Blanco Bonilla