EFELima

El Gobierno de Perú aprobó este miércoles pedir por segunda vez la extradición contra el expresidente Alejandro Toledo (2001-2006) y su esposa Eliane Karp por el caso Ecoteva de lavado de activos, solicitud que enviará a Estados Unidos en las próximas semanas.

El ministro de Justicia, Eduardo Vega, explicó que el Consejo de Ministros aprobó hoy el pedido de extradición a Estados Unidos por el caso Ecoteva, una investigación sobre una empresa "offshore" formada por la suegra del expresidente en Costa Rica y con cuyos fondos adquirió propiedades en el Perú.

"Este Gobierno, cumpliendo con el trámite correspondiente, habilitó y llevó adelante todo el proceso de extradición y hoy día en el Consejo de Ministros se aprobaron estas dos solicitudes de extradición", declaró Vega en rueda de prensa.

Las solicitudes serán enviadas a la Fiscalía de la Nación "para que continúe el trámite correspondiente y sean remitidos a los Estados Unidos", añadió el ministro.

El titular de la cartera recordó que el caso Ecoteva responde a una acusación de lavado de activos y nace de una investigación del Poder Judicial.

Las pesquisas encontraron "una ruta de dinero con cuentas 'offshore' en Panamá y Costa Rica", que luego "vinieron al Perú para hacer compras de inmuebles y (por eso) en marzo de 2020 se decidió hacer la solicitud de extradición".

Perú pidió la primera extradición contra Toledo por las denuncias de presuntos sobornos recibidos de la empresa brasileña Odebrecht por unos 35 millones de dólares y está a la expectativa de que la Justicia de Estados Unidos resuelva el proceso.

Vega indicó que la solicitud se publicará oficialmente este jueves, tras remitirse a la Fiscalía, donde se hará una traducción del expediente, y después se enviará a Estados Unidos, trámite que tomará un mes aproximadamente.

El juicio de extradición de Toledo ha sido pospuesto varias veces siempre a petición de su defensa, que ha pedido más tiempo para revisar y traducir los documentos enviados por Perú.

Actualmente está fijado su inicio para el 23 de septiembre.

El exmandatario fue detenido en julio de 2019 en California, donde ha residido los últimos años, y estuvo ocho meses en prisión por riesgo de fuga. Finalmente pudo salir de la cárcel y pasar a arresto domiciliario en marzo de 2020, con el estallido de la pandemia.

Sin embargo, el juez estadounidense Thomas Hixson, que lleva el proceso de extradición de Toledo, amenazó, el pasado día 15, con adelantar el juicio y negar así el tiempo adicional que ha pedido su defensa si siguen las infracciones y mentiras por parte del exmandatario.