EFELima

El Gobierno peruano reafirmó este jueves su compromiso con la seguridad de los turistas extranjeros e invitó a los estadounidenses a visitar el país, luego de que el Departamento de Estado de Estados Unidos recomendara a sus ciudadanos replantearse los viajes a Perú por "riesgos para la seguridad".

"Entendemos las recomendaciones, pero el Gobierno está comprometido con la seguridad de los visitantes. Por ello, los invitamos a visitar nuestro país", declaró en un comunicado el ministro de Comercio Exterior y Turismo, Roberto Sánchez.

Como una "clara muestra" de la confianza del viajero estadounidense en Perú, el titular de la cartera señaló que el arribo de turistas provenientes de EE.UU. se ha incrementado en los últimos meses hasta alcanzar, de enero pasado hasta la fecha, los 206.427 visitantes residentes de ese país.

Según datos oficiales, la cifra de turistas de EE.UU. se duplicó entre enero (19.497) y mayo (41.429) de este año y, entre el 1 al 26 de junio pasado, el número escaló a 49.081.

Sánchez agregó que, en lo que va de 2022, el arribo de turistas de EE.UU. a Perú equivale al 29,5 % de los ingresos totales y reiteró los esfuerzos del Gobierno para recuperar la llegada de extranjeros en el país, que en épocas de prepandemia ascendía a los 4,4 millones de visitantes anuales.

Las declaraciones del ministro llegan un día después de que el Departamento de Estado de EE.UU. elevara la alerta de viaje de Perú al nivel 3 —de un máximo de 4 niveles—, lo que implica "evitar los viajes debido a serios riesgos para la seguridad".

En concreto, pidió no viajar al selvático departamento de Loreto, en la frontera con Colombia y Ecuador, ni al Valle de los ríos Apurímac, Ene y Mantaro (VRAEM), por problemas de terrorismo.

Afirmó que la presencia de traficantes de droga y las empobrecidas infraestructuras del departamento de Loreto "limitan la capacidad" de las autoridades peruanas para hacer cumplir la ley.

Mientras que en el VRAEM, en la vertiente oriental del sur de los Andes peruanos, permanecen remanentes del grupo terrorista Sendero Luminoso, que ataca "instalaciones y personal del Gobierno peruano".

El Departamento de Estado dijo que delitos como hurtos, robos de vehículos, atracos y agresiones "son comunes en Perú y pueden ocurrir durante el día a pesar de la presencia de testigos".

Afirmó, además, que el crimen organizado comete "bloqueos" en las carreteras de las afueras de Lima para robar y advirtió de casos de estadounidenses que han sido víctimas de violaciones y problemas de salud al participar en ceremonias de ayahuasca, una bebida indígena que genera efectos alucinógenos.