EFERío de Janeiro

La Procuraduría General de la República de Brasil le solicitó este sábado a la Corte Suprema que abra un proceso para investigar al ministro de Salud, Eduardo Pazuello, por su posible responsabilidad en el colapso sanitario que vive la ciudad amazónica de Manaos frente a la pandemia por la covid-19.

La petición al Supremo Tribunal Federal fue hecha por el procurador general, Augusto Aras, que consideró procedentes las denuncias presentadas por diferentes partidos políticos contra Pazuello por su presunta omisión en el combate al coronavirus en la mayor ciudad de la Amazonía brasileña.

Según las denuncias de partidos de oposición, Pazuello tuvo conocimiento con varios días de anticipación de que el sistema sanitario de Manaos entraría en total colapso por la falta de camas para atender a los pacientes con covid y de oxígeno para los enfermos conectados a respiradores mecánicos, y no adoptó ninguna medida pare evitar el agravamiento de la situación.

"Atento a la situación calamitosa de Manaos, el procurador general consideró necesaria la apertura de un proceso para investigar los hechos", indicó la Procuraduría en un comunicado en el que informó sobre la petición a la máxima corte.

Según la nota, la petición fue hecha luego de que el propio procurador escuchara las explicaciones de Pazuello y las considerara insuficientes.

El ministro admitió en un informe enviado a la Procuraduría que la empresa White Martins, responsable por el abastecimiento de oxígeno hospitalario en el estado de Amazonas, alertó al Ministerio de Salud el 8 de enero de que se había quedado sin capacidad para atender la elevada demanda por el vital insumo.

Ello debido a que el consumo de oxígeno en los hospitales de este estado saltó desde un promedio de 15.000 metros cúbicos diarios a finales del año pasado hasta 76.000 metros cúbicos diarios a mediados de enero, y White Martins tan sólo tiene capacidad para producir 28.200 metros cúbicos por día.

Pese a esa alerta, el Ministerio de Salud tan sólo puso en marcha el 12 de enero una operación para enviar oxígeno a Manaos en aviones militares, pero en un volumen insuficiente para evitar el colapso que se produjo a partir del 14 de enero, cuando parte de los enfermos conectados a respiradores mecánicos se quedó sin el elemento y comenzó a morir por asfixia.

"Considerando que por sus posibles acciones intempestivas, el acusado, que tenía el deber legal y la posibilidad de actuar para mitigar los resultados, puede haber incurrido en una omisión por la que puede ser responsabilizado en las esferas civil, administrativa y criminal, se hace necesario una profundización de la investigación", afirmó el procurador en su petición.

En la solicitud, Aras pidió que la Corte Suprema convoque inicialmente al ministro para un interrogatorio y que envía la denuncia a la Policía Federal para que ésta adopte las medidas de investigación que considere necesarias.

El colapso sanitario en Manaos, que elevó significativamente las muertes por covid, obligó al Gobierno brasileño a montar una operación para trasladar a decenas de pacientes con coronavirus a otras ciudades y transportar oxígeno en al menos cuatro vuelos diarios de aviones militares.

Pese a ser uno de los estados de menor densidad de población de Brasil, Amazonas acumula hasta ahora 7.051 muertes y 248.561 contagios por la covid y enfrenta desde diciembre una segunda ola de la pandemia mucho más virulenta y letal.

Como consecuencia del aumento de las muertes por covid, el número de entierros en los cementerios de Manaos llegó al récord de 1.333 en los 20 primeros días de enero, muy superior al de cualquier mes.

Brasil, con 210 millones de habitantes, es uno de los epicentros de la pandemia; el segundo país con más muertes en el mundo por covid-19 después de Estados Unidos, con unos 216.445 fallecidos, y el tercero con más contagios, con 8,8 millones de casos.