EFEWashington

El presidente de Chile, Sebastián Piñera, acordó hoy "cooperar" con su homólogo estadounidense, Donald Trump, en lo relativo a Venezuela, pero dejó claro su rechazo a una intervención militar en el país caribeño, una de las opciones que la Casa Blanca mantiene sobre la mesa.

Venezuela, Nicaragua, el comercio bilateral y el litigio marítimo entre Chile y Bolivia fueron los principales temas de la primera reunión bilateral entre Trump y Piñera, quien dejó atrás las críticas que hizo hace meses al mandatario estadounidense.

"Fue una reunión útil para Chile, fructífera, fecunda, franca, directa, así que estamos contentos y, sin duda, Estados Unidos es un país muy importante para Chile", resumió el presidente chileno a los periodistas a la salida de su encuentro con Trump en la Casa Blanca.

Piñera, que comenzó en marzo un segundo mandato no consecutivo, comparó el año pasado a Trump con el "pato Donald" de Disney y este año, poco después de asumir el poder, confesó al diario The Washington Post que estaba preocupado porque su homólogo estadounidense no tenía "una política clara hacia Latinoamérica".

No obstante, hoy optó por el pragmatismo y se centró en las prioridades comunes en la relación bilateral, como Venezuela.

Al recibir a Piñera, Trump afirmó que "Venezuela es un desastre, y hay que limpiarlo y hay que ocuparse de lo que le pasa a la gente".

En un comunicado conjunto, ambos aseguraron que habían acordado "cooperar en lo relativo a las crisis en Venezuela y Nicaragua", e instaron a Maduro a "permitir de inmediato la entrada al país de ayuda humanitaria internacional y dar pasos responsables para restaurar la democracia en Venezuela".

"Tenemos un diagnóstico muy compartido. Venezuela no es una democracia, es un país que está viviendo una tremenda crisis política, económica, social y humanitaria", subrayó Piñera después de la cita.

Lo que no aclaró Piñera es si repitió ante Trump el rechazo a la vía militar que expresó horas antes de la reunión, en un discurso ante la Organización de Estados Americanos (OEA), con sede en Washington.

"La opción militar no es una buena opción (para Venezuela). Porque uno sabe cómo comienzan las intervenciones militares pero nunca sabe cómo terminan (...). La cantidad de muertos, el dolor, el sufrimiento que eso puede causar", indicó Piñera ante la OEA.

Trump, en cambio, insistió esta semana en que "todas las opciones" siguen sobre la mesa con respecto a Venezuela, y pronosticó que el Gobierno de Maduro "podría ser derrotado muy rápidamente si los militares deciden hacer eso".

El presidente estadounidense también preguntó al chileno por el fallo que emitirá este lunes la Corte Internacional de Justicia (CIJ) sobre la demanda marítima de Bolivia contra Chile.

"En forma muy breve, le planteamos la situación que está siendo conocida por la Corte Internacional de La Haya, y que el resultado lo conoceremos el próximo lunes", explicó Piñera tras el encuentro.

Bolivia presentó en 2013 una demanda en la que pedía a la CIJ que obligara a Chile a negociar la restitución de la salida soberana al mar que La Paz perdió en 1879 en una guerra con el país vecino.

Además, conversaron sobre la situación en Nicaragua, "la relación entre Latinoamérica y China" y los lazos bilaterales en materia de energía, tecnología y ciberseguridad, según Piñera.

El comunicado conjunto confirmó que Trump no planea tocar el acuerdo de comercio firmado en 2003 entre Estados Unidos y Chile, dado que la balanza comercial es favorable a Washington.

"Los presidentes Trump y Piñera, reconociendo el éxito del acuerdo comercial EE.UU.-Chile, reafirmaron su compromiso de expandir el comercio bilateral justo y recíproco", apunta la nota.

Piñera invitó a Trump a visitar Chile en 2019, "con ocasión de la Cumbre del APEC (sigla en inglés del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico)", y le mostró una imagen que superponía las banderas de EE.UU. y de Chile para simbolizar la cercana alianza bilateral.

Trump correspondió el gesto con elogios a "lo lejos que ha llegado" Chile, "lo bien dirigido que está el país" y su geografía.

"Es uno de los países más bonitos del mundo. También tiene una de las grandes líneas costeras del mundo. No les falta costa. No les falta océano", subrayó Trump.