EFEBogotá

Una polémica se desató en Colombia este jueves luego de que un proyecto de ley que buscaba eliminar beneficios penales como la prisión domiciliaria para los servidores públicos condenados por corrupción se hundiera en el Congreso a pocas horas de que culmine la legislatura.

A la iniciativa, que había sido presentada por la Fiscalía, solo le faltaba ser conciliada por el Senado y la Cámara de Representantes, que ya la habían aprobado después de sendos debates, y tras ello iba a ser enviada al presidente colombiano, Iván Duque, para que la sancionara y con ello se convirtiera en ley.

Sin embargo, Germán Varón Cotrino, del partido de derecha Cambio Radical y quien había sido designado por el Senado para conciliar el proyecto, manifestó a medios locales que el proyecto se hundió ayer luego de reunirse con el representante Gabriel Vallejo, del oficialista Centro Democrático, quien supuestamente era el conciliador de la Cámara.

No obstante, Varón agregó que cuando fueron a radicar el proyecto resultó que Vallejo no había sido designado como conciliador de esa iniciativa, por lo cual no lo pudieron hacer.

En ese sentido, explicó que quien realmente había sido elegido como conciliador era el representante Jairo Cristo, del partido Cambio Radical, que convocó a Varón cuando ya se había levantado la sesión de la Cámara.

"Como son dos legislaturas las que se tienen para poder sacar adelante la norma y la ley exige que se anuncie el día antes de su votación, pues sin haberlo anunciado ayer, hoy (que culmina la legislatura) era imposible sacarla adelante", detalló a RCN Radio Varón, quien tachó la situación de "inaudita".

Entre tanto, Vallejo aseguró que confundió la conciliación de un proyecto relacionado con la panela (derivado de la caña de azúcar) con la iniciativa anticorrupción.

Explicó además que alguien del Gobierno, cuyo nombre no especificó, lo designó conciliador del proyecto anticorrupción y dijo que todo se trató de "una confusión".

"Mi actuación ha sido absolutamente de buena fe", apostilló.

El pasado 26 de agosto se realizó la consulta anticorrupción y en ella participaron casi 12 millones de ciudadanos.

A pesar de ello, la iniciativa no logró el umbral necesario para que los siete puntos que la conformaban fueran vinculantes.

Por esta razón, el presidente Duque radicó ocho proyectos de ley concertados con diferentes partidos políticos para combatir la corrupción, que no han tenido un buen paso por el Congreso.

Al respecto, la senadora Angélica Lozano, quien promovió la Consulta Anticorrupción, aseguró hoy jueves que cuatro de los siete proyectos para combatir ese delito "fueron hundidos, negados de frente por el actual Congreso".

"Entre 2015 y 2017 negaron ocho veces estos proyectos de ley. Hoy, burlan el mandato de 11,7 millones de personas", añadió la parlamentaria en Twitter.

Sobre el proyecto que se hundió ayer agregó: "Trabajamos un año y medio con los asesores de la Fiscalía. Ante un proyecto drástico les quedó la combinación de formas de dilación y mañas. Rechazaron los proyectos presentados en forma ordinaria y luego con la extraordinaria petición de 11,7 millones de votos".